Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-23

Dólar (TRM)
$2.927,91
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,67
Euro
$3.112,95
UVR, Ayer
$242,71
UVR, Hoy
$242,74
Petróleo
US$52,42

Estado del tiempo
2017-01-23

marea

Marea min.: -20 cms.

Hora: 00:57

Marea max.: 13 cms.

Hora: 08:38

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 5 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 23 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2017-01-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
9 - 0
Motos
0 - 2 - 4 - 7 - 8

Buque Iwo Jima en misión humanitaria en Coveñas

-A A +A
 

El segundo buque más grande de la marina norteamericana prestará atención médica a 10 mil personas hasta el 17 de agosto cuando seguirán su recorrido por 8 países.

María del Carmen Osorio tenía la bata verde y el gorro que le ponen a los pacientes, justo minutos antes de entrar a cirugía.
Durante dos años había recorrido los puestos de salud de Coveñas, con el carné del Sisbén, en aras de lograr una operación de hernia que la tenía prácticamente inmovilizada.
Los pocos pesos que ingresaban a sus bolsillos, producto del trabajo en la temporada de turistas, se gastaban en pasajes o en los otros requerimientos médicos en aras de lograr el alivio a su enfermedad. Sin embargo, eso hasta el momento no había sido posible.
Un día cualquiera, hace poco menos de dos semanas, llegó a la tienda de la localidad a mirar cómo “arreglaba la liga” para su familia y allí escuchó que unos gringos venían para Coveñas en un barco y que iban a atender a los enfermos de la zona costanera de Córdoba y de Sucre.
¡Un barco grande! Pensó. “Ese fue el gran sueño de mi vida. Subir a uno de esos gigantes que durante tantos años he visto sólo en televisión”, dijo en ese momento. Pero antes que ese sueño, la motivaba la necesidad de estar bien y de recuperar la salud, esa misma que durante largos años le permitió sacar adelante a sus tres hijos desde que decidió abandonar su natal Planeta Rica, en el departamento de Córdoba, para buscar un mejor futuro, trabajando en restaurantes de Coveñas.
Y el día había llegado. Se encontraba en una de las 48 camas del buque Iwo Jima, el segundo más grande de la marina norteamericana, tiene 844 pies de largo, es decir 253.2 metros, a siete kilómetros de la playa.
Había llegado hasta el lugar trasladada, en compañía de su hijo, en uno de los helicópteros de la fuerza armada norteamericana, que forma parte de la misión humanitaria que el buque cumplirá en Colombia, Costa Rica, Panamá, Nicaragua, Surinam, Guatemala y las Guyanas.
María del Carmen, junto a 10 pacientes más, escuchaba con atención a uno de los 133 médicos que forman parte de la misión y que atenderán a cerca de 10 mil pobladores durante su permanencia en el puerto.
El cirujano, con traductor pues no habla inglés, le explicaba el procedimiento que le realizarían en los próximos minutos y que pondrá fin a dos años de sufrimiento y de angustias.

Primera vez
El buque Iwo Jima es la primera vez que llega a Colombia. Coveñas fue escogido luego de una concertación entre el Gobierno americano y colombiano para adelantar la misión humanitaria que, además, también pretende hacer intercambios de conocimientos militares con fuerzas armadas de otros países, en este caso de Colombia.
La misión “La promesa continúa”, como se ha denominado el capítulo del buque, incluye asistencia humanitaria médica, dental, veterinaria, proyectos de ingeniería, relaciones comunitarias, reparos de desastre e intercambios militares.
María del Carmen no sabe con exactitud que a bordo del buque hay 1.600 personas, de los cuales 133 son médicos, 17 cirujanos, 60 ingenieros militares y 150 miembros de la fuerza aérea. Sin embargo, ella es consciente que está en un barco muy grande.
El Iwo Jima hace pocos meses estuvo en Haití atendiendo a 8 mil pobladores afectados por el terremoto,
Seguramente tampoco sabrá que cuando se mueve retira 39 toneladas de agua, que lleva cinco misiones humanitarias que demoran cuatro meses cada una desde el año 2007 y que esta es la segunda de la operación denominada La promesa continúa, pues la primera fue en Haití.
Tampoco dimensiona que está en un buque de nueve pisos, con tanquetas de guerra en su interior, que se trata de un buque anfibio de la armada norteamericana y que junto a los “gringos” como ella los llama hay profesionales de 12 países entre ellos Canadá, Holanda, Uruguay, Paraguay y Colombia que también contribuyen a mejorar la calidad de vida de los más necesitados.
Lo único que sabe María del Carmen es que los capitanes se llaman Thomas Negus y Tunner, pues fueron personalmente a darle la bienvenida a bordo, y sabe también que su vida será distinta al salir de ese lugar.
“Yo había dado tanta vuelta y hasta me había resignado a morir con la hernia”, dijo con la tímida sonrisa del campesino cordobés.

Complacidos en Colombia
Los capitanes Negus y Tanner, al mando del barco y de la misión médica, indicaron que están complacidos de estar en Colombia.
Explicaron que la misión del barco, en el cual se encuentra María del Carmen entre los que van a operar hasta el 17 de agosto, día en que zarparán de las playas de Coveñas, es unir a oficiales comunitarios y profesionales de la salud para ofrecer atención médica gratuita a comunidades con acceso limitado a tratamientos médicos.
El enfoque primordial de los equipos médicos es ofrecer diversos tipos de atención médica en tierra. Dependiendo de las circunstancias, un grupo selecto de pacientes recibirá atención médica u odontológica a bordo del buque.
Aunque el buque está capacitado para prestar atención quirúrgica general y especializada, cuidados primarios y consultas médicas a niños y adultos, consulta médica obstétrica y ginecológica, servicio oftal-mológico, servicio de optometría, tratamiento de medicina preventiva, revisión dental y tratamiento odontológico, atención optométrica, entrega de anteojos, capacitación en salud pública, apoyo a infraestructura y servicios veterinarios, los capitanes insisten en que lo más importante es aprender de las comunidades que habitan en los sitios donde llegan.
El objetivo es practicar en promedio ocho cirugías diarias y atender a por lo menos 10 mil habitantes de la zona costanera.
Además de lo anterior realizarán trabajos de ingeniería menor para reparar las instalaciones de colegios y hospitales.
Esta misión, explicaron los capitanes, incluye los arreglos en las escuelas de Salitral y Don Gabriel en el departamento de Sucre.
No se sabe cuál será el destino siguiente de Iwo Jima. Por seguridad, no lo dicen, pero seguirá surcando los mares para cambiar la vida de los pobladores más pobres como cambiaron la de María del Carmen.

Publicidad
Publicidad
2379 fotos
65935 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese