Indicadores económicos
2017-10-20

Dólar (TRM)
$2.921,92
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,41
Euro
$3.457,80
UVR, Ayer
$252,00
UVR, Hoy
$252,00
Petróleo
US$51,29

Estado del tiempo
2017-10-20

marea

Marea min.: -1 cms.

Hora: 20:31

Marea max.: 21 cms.

Hora: 11:37

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-10-20

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
9 - 0
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Municipios no tienen planes de emergencia en San Jorge

Es hora que los mandatarios locales y la clase dirigente en general comiencen a cambiar ese método que tienen los entes territoriales ante los desastres.

Los municipios de la subregión del San Jorge no están preparados para enfrentar emergencias tales como un incendio, sismo, vendaval, atentados, inundaciones o cualquier otro fenómeno provocado por la naturaleza.
Así se evidenció durante el incendio que arrasó con cuatro locales comerciales en el centro de Buenavista y el vendaval que se registró en zona rural de Pueblo Nuevo y que afectó a cuatro poblaciones rurales.
Estas dos situaciones dejan claro que la prevención ante los fenómenos naturales que afectan a la región no es una prioridad para los municipios, éstos se movilizan principalmente cuando hay emergencias, lo que muestra que hay falta de responsabilidad de los alcaldes, concejales, funcionarios públicos para elaborar planes de contingencia.
Es decir, que las municipalidades no tienen en la práctica una unidad de gestión de riesgos, por lo tanto no pueden planificar, ni mucho menos destinar recursos para alguna emergencia que pueda ocurrir imprevistamente.
Los gobiernos locales e incluso el seccional actúan ante la emergencia y no así en la prevención, es por eso que cuando ocurre un desastre se movilizan, buscan recursos, tocan puertas, atienden el tema y una vez pasa la emergencia se repite la misma historia.
Es hora que los mandatarios locales y la clase dirigente en general comiencen a cambiar ese método que tienen los entes territoriales ante los desastres y destinen recursos para la prevención de riesgos y atención a emergencias.

Hechos recientes
Hacen diez días, un voraz incendio que se originó al parecer por un corto circuito acabó con cuatro locales comerciales en el pleno centro del municipio de Buenavista.
A pesar que muchos ciudadanos y miembros de la Defensa Civil salieron a colaborar para sofocar las llamas, esto fue imposible por la falta de las herramientas necesarias para esta clase de eventualidades.
Según se conoció, ni siquiera la Defensa Civil recibe el apoyo de la administración local, la cual debe pensar en buscar la forma de dotar de herramientas a este organismo de socorro que desde su creación “trabaja con las uñas” y gracias a la perseverancia de su coordinador, Hernando Nieves.
Esa madrugada se evidenció la falta de una máquina de bombero. El alcalde, Edwin Herazo, llamó a los bomberos de Montería y de la empresa Cerro Matoso y no encontró apoyo, la respuesta positiva sólo la obtuvo del municipio de Caucasia Antioquia, cuyo cuerpo de bombero llegó cuatro horas después de haber iniciado el incendio, pero ya todo había sido consumido por las llamas.
Entre tanto, en zona rural de Pueblo Nuevo, las poblaciones: El Poblado, Cintura, Nueva Esperanza y El Piñal se vieron afectadas por un fuerte vendaval.
En esta zona los vientos huracanados afectaron unas 20 viviendas campesinas, 25 hectáreas de cultivos de pan coger y el techo de la escuela El Piñal, la cual alberga a unos 50 estudiantes que ahora reciben clases en dos casas de familia para no paralizar las actividades académicas.
Aunque funcionarios de la alcaldía de Pueblo Nuevo y la Defensa Civil llegaron a evaluar los daños, jamás han vuelto a la zona afectada.
Ante esta situación el cuerpo docente de la Institución Educativa El Poblado salió a las calles de Pueblo Nuevo a pedir colaboración a la comunidad para ayudar a los damnificados.
Leonardo Álvarez Meza, director del establecimiento educativo, señaló que además de la colecta pública los docentes aportaran parte de su sueldo, realizan rifas y retén en la vía Pueblo Nuevo – Cintura para tratar de recaudar 2 millones de pesos para reconstruir los techos de las casas afectadas.
Mientras la gente colabora, el alcalde, Álvaro Sánchez Navarro, se ha mostrado un poco indiferente a la situación. Este medio intentó comunicarse con él pero no contestó su teléfono celular, sin embargo, se conoció que busca declarar la emergencia manifiesta.

Deficiencias
Estas dos emergencias registradas en los últimos días en los municipios del San Jorge, dejan ver que ante estas situaciones los alcaldes no saben como actuar.
Pero como administradores deben comenzar a pensar que atender y reparar los daños ocasionados por un desastre es muy doloroso y resulta mucho más costoso que desarrollar acciones de prevención y mitigación de los riesgos y desastres.
Los mandatarios y sus colaboradores deben crear conciencia que los fenómenos climatológicos como La Niña pueden protagonizar ciertas situaciones de emergencia, especialmente en la zona ribereña del río San Jorge, por lo que los entes territoriales deben preocuparse más por la reducción de riesgo y atención a los desastres.

TEMAS

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese