Indicadores económicos
2017-03-25

Dólar (TRM)
$2.899,94
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.133,38
UVR, Ayer
$246,80
UVR, Hoy
$246,88
Petróleo
US$47,97

Estado del tiempo
2017-03-25

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 15:41

Marea max.: 13 cms.

Hora: 08:56

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 03 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.1 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-03-25

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

9 - 0
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Recuerdos de una masacre

-A A +A
 

Ese desastre causado por una acción criminal hace 22 años, cambió de raíz y para siempre la vida de decenas de personas y familias. Ese día acabaron con la vida de más de 30 habitantes.

Puedo recordarlo claramente, aunque han pasado 22 años, en ese entonces yo sólo era un niño de 8 años, dice Carlos, un habitante del corregimiento Mejor Esquina.
Esa noche, las balas sorprendieron a todos aquí en Mejor Esquina: viendo como unos desconocidos mataban a sangre fría a nuestros familiares, los llantos y gritos resonaban en aquella trágica fiesta del 3 de abril de 1988. Las lágrimas rodaban por las mejillas de mi abuela, quien sólo gritaba el nombre de mi abuelo y el de mi padre.
Como niño que era, no podía entender del todo la magnitud de la tragedia. Sólo veía el macabro espectáculo de muerte que protagonizaba un grupo de hombres que llegó a la fiesta el domingo resurrección; esa era la segunda y última noche de los festejos.
Según cuentan algunos adultos que se percataron de la situación, un carro paró antes de bajar la loma, apagaron las luces y salieron para donde estaba la animada fiesta, amenizada por una banda de la región.
Algunas personas salieron del lugar del festejo tradicional; en esa fecha como nunca se realizaba en la primera vivienda que estaba a la entrada del pueblo, siempre los festejos eran en la plaza del pueblo.
En medio de mi inocencia yo sabía que algo raro pasaba, el profesor Tomás Berrío fue quien salió a mirar quiénes eran los visitantes y fue el primero que murió.
“¡Salgan todos, partida de guerrilleros!”. “¡Salgan, hijueputas, con las manos en alto, o los quemamos vivos!”, gritaban los más de diez uniformados que disparaban a lo que se movía.
El sonar de la música de viento de la banda “Tres de Mayo” fue reemplazado por las ráfagas del grupo armado “Los Magníficos” que sin compasión masacraba a campesinos, niños y amas de casa que buscaban como escapar de la lluvia de balas que caía en la fiesta de Mejor Esquina.
En medio de una creciente angustia, me escondí junto con mi abuela y a otros familiares en un rincón de la cantina, cuando entró uno de los tipos armados con un fusil y mató a un señor que estaba a mi lado.
Muertos del miedo nos vimos obligados a salir al patio y huir de lo que antes de las 10:30 de la noche era una fiesta y que de allí en adelante se convirtió en la peor pesadilla.
Pero antes de esa inolvidable tragedia, Mejor Esquina no sólo era uno de los poblados rurales más prósperos del municipio de Buenavista Córdoba, pues era una comunidad dedicada a actividades agrícolas y ganaderas.
Sólo con el paso de los meses y de los años pude entender las lágrimas en los ojos de mi abuela y de mi madre.
En medio de la desolación y el dolor que nos embargaba nos fuimos hasta el casco urbano de Buenavista, por la casita que conseguimos a la que habíamos llegado en busca de una mejor fortuna, toda una romería de amigos y parientes empezó a desfilar uno tras otro: primos, tíos y amigos iban y venían, provenientes de Mejor Esquina, esas personas que habían sobrevivido a la masacre igual que nosotros fueron a parar por el actuar inhumano de personas que, sin pensar el dolor que iban a causar, acabaron con la vida de más de 30 habitantes de la región.
Ese desastre causado por una acción criminal hace 22 años, cambió de raíz y para siempre la vida de decenas de personas y familias.
Cuando crecí lo suficiente para investigar por mi cuenta lo que había pasado y para hablar con algunos conocidos que habían escapado de la matanza pude entender que la tragedia no había comenzado aquella noche de abril, sino semanas antes con los letreros amenazantes fijados en las paredes de poblaciones rurales e incluso de municipios vecinos como Planeta Rica.
Pero, jamás imaginamos que esas amenazas apuntaban a nuestro pueblo, ni mucho menos que hubiera gente capaz de causar semejante tragedia.
Sólo un par de años después decidí volver a pisar lo que había sido mi tierra. Ya habían llegado allí los gobernantes de turno, sus séquitos de funcionarios, los parásitos del poder de la época, uno que otro funcionario extranjero y hasta monjas a conocer un pequeño poblado marcado por la violencia.
Mi visita tenía unas características menos espectaculares, pero no menos importantes: intentaba ponerme en contacto con una infancia pérdida, con personas que había visto y tal vez recordar mi primera palabra y mis primeros pasos.
Por supuesto, no tuve éxito y en lugar de identificarme con el lugar en el que nací y de reconocer ese lugar como mi tierra terminé por entender que a partir de entonces sería un desterrado más.
Ya no estaban allí la mayoría de mis amiguitos, ni el ventorro, donde acostumbraba a comprar mis dulces, las casas lucían cerradas y algunas abandonadas, como mi casa.
Luego de fracasar en otros lugares, muchas familias e incluso la mía decidieron volver a Mejor Esquina y desde entonces en medio del temor crecí y formé mi familia y hoy sobrevivimos con nuestros cultivos de arroz, maíz, yuca, ñame y hortalizas y nunca, a pesar de la tragedia que nos tocó vivir, hemos recibido ayuda alguna del Gobierno.
Carlos, dice que la gente es consciente que la masacre de Mejor Esquina quedó en la impunidad. La investigación nunca avanzó y nosotros sólo supimos que fueron unos paramilitares que buscaban en la fiesta a alias “El Viejo Rafa”, quien era un comandante del Eln que se paseaba por todos esos pueblos, pero que a esa hora no estaba en Mejor Esquina.
Familiares de las víctimas atribuyen la impunidad a la ineficiencia de la justicia y la Fiscalía, cuestionan al Estado por dejarlos solos y porque tampoco hizo nada en contra de los responsables de esa barbarie.
En los últimos años, varias demandas han sido instauradas contra el Estado con base en la Ley de Justicia y Paz. ¿Será que sí pagan los muertos?”, se pregunta la mayoría de víctimas de dicha masacre.
El Universal consultó sobre el particular a Eugenio Bru Herazo, personero del municipio de Buenavista, quien dijo que el proceso de reparación a las víctimas está en trámite y que hasta ahora ninguno ha recibido la reparación administrativa que por esta clase de hechos otorga el Gobierno.
El funcionario dijo que todas las víctimas han hecho las solicitudes a través de su despacho y esas han sido presentadas a Acción Social y a la Fiscalía.
Bru Herazo indica que el proceso de reparación va por buen camino y que se espera que este año se haga efectivo, tal vez a comienzos del segundo semestre de este año.

SÓLO PROMESAS
Para los habitantes de Mejor Esquina, los dirigentes sólo llegan a hacer promesas que alimentan por unos días a muchos pobladores que 22 años después siguen creyendo en promesas electorales y en gobernantes de turno.
Hace dos años, para conmemorar los 20 años de la masacre, se hizo un acto especial que contó con la presencia de la gobernadora de Córdoba, Marta Sáenz Correa, dirigentes departamentales y locales. Allí la mandataria se comprometió a construir más aulas escolares, el laboratorio de física y química, cancha polideportiva y adecuación del centro de salud. Hoy, 2 años después esto sigue siendo una promesa de la funcionaria.
Los estudiantes de Mejor Esquina tienen la mitad de los docentes que requieren y los maestros que atienden de primero a octavo son integrales: dictan todas las áreas.
El desempleo es asfixiante y, para colmo, hasta el centro de salud está sumido en el más completo abandono.
El Universal trató de consultar al alcalde, Edwin Herazo, sobre temas relacionados con Mejor Esquina pero eso no fue posible, el mandatario no llegó a la cita, ni tampoco volvió a contestar su teléfono celular.

AYUDAS Y PROYECTOS
Carlos dice que por estos meses la única entidad que ha llegado con donaciones y ha puesto en marcha un proyecto productivo es la Asociación de Municipios del San Jorge (Asosanjorge), el proyecto favorece a 39 familias de este olvidado corregimiento.
Consultamos a Jorge Luis Madrid Novoa, director Ejecutivo de Asosanjorge, quien dijo que estas donaciones de elementos como ropa, calzado y otros artículos llegaron a través de Acción Social, lo mismo que un programa denominado Red de Seguridad Alimentaria (Resa) para el autoconsumo y el cual busca mejorar la calidad de vida de la población.
Desde hacen 22 años, un día como hoy cada 3 de abril veo como mi tía, al igual que muchas mujeres y hombres sobrevivientes se reúnen en el cementerio de la población para rendir homenaje a los caídos en aquella horrenda masacre y de paso mantener la memoria sobre las causas de esta tragedia.
En esta fecha, los habitantes recuerdan esa inolvidable noche llevando flores a los tumbas de las víctimas para recordar que alguna vez allí, en medio de un territorio ondulado, se levantaron los sueños de muchos colombianos como yo, sueños que siguen cortados por el olvido al que nos someten quienes sólo nos recuerdan cuando quieren elegirse o reelegirse, quienes sólo recuerdan a las víctimas cuando pueden lucrarse con ellas y quienes niegan a la gran mayoría de colombianos el derecho a ser y a vivir dignamente.
Yo, al igual que la mayoría de habitantes, quiero levantar nuevos sueños de dignidad para quienes la violencia generada por la falta de presencia del Estado no tiene oportunidades para superarse, después una pesadilla como la vivida por la gente de Mejor Esquina.

2456 fotos
69239 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese