Indicadores económicos
2017-09-19

Dólar (TRM)
$2.906,06
Dólar, Venta
$2.795,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,59
Euro
$3.472,16
UVR, Ayer
$251,65
UVR, Hoy
$251,68
Petróleo
US$49,91

Estado del tiempo
2017-09-18

marea

Marea min.: -6 cms.

Hora: 04:11

Marea max.: 22 cms.

Hora: 22_02

Dirección viento: Oeste

Intensidad viento: 3 a 13 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.9 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2017-09-19

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

En la memoria dos personajes de la idiosincrasia cultural

Víctima de penosas enfermedades que soportaron con estoicismo por varios años, y contra la cual no pudo la medicina especializada ni las contras ni bebedizos que uno de ellos preparaba, fallecieron en esta ciudad dos personajes legendarios en el aspecto cultural, folclórico y popular de la región.

Se trata de Adelmo Miguel López Monterrosa, curandero afamado en las sabanas del Caribe quien murió a la edad de 102 años y Rúgero Suárez Gamarra, destacado juglar cantautor de la música de acordeón fallecido a los 65 años de edad.
Como en casi todos los pueblos del Caribe, en Sahagún, Don Adelmo un campesino raizal pero avezado en el ejercicio de la medicina empírica popular edificó un mito en lo relacionado con el tratamiento para las personas que tenían males supuestos o eran mordidas por serpientes, no importando la clase ni el sitio donde esta mordía a la persona.
De los 102 años que vivió, 80 los dedicó al noble oficio de curandero, en él las personas que resultaban mordidas por serpientes venenosas en las faenas del campo o en cualquier otra situación, depositaban la confianza, por ello era frecuente encontrarlo a lomo de mula, recorriendo los pueblos cercanos con sus alforjas llenas de contras y plantas medicinales que utilizaba en su oficio de “curandero de culebra”.
Cuentan las personas que le conocieron, que a diferencia de los médicos de ahora, nunca estuvo apegado al dinero, ya que pudo más el deseo de servir y de salvar vidas, que el afán desmedido de hacerse rico a costa de la salud de las personas.
Por sus manos pasaron, hacendados, jornaleros y hasta enamorados que fueron sorprendidos en los cruces de los caminos por estos reptiles venenosos.
Durante muchos años, la vieron en la antigua farmacia Muskus, como boticario acompañando a don Rafael Anselmo o a don Tomás, en la atención de pacientes que llegaban no solo por la mordedura de una víbora, sino también por cualquier dolor o malestar, por ello era conocido en toda la región y su prestigio de “médico tegua”.
Este hombre fue en aumento hasta el punto de que el día no le alcanzaba para atender la clientela que tal vez al sol de hoy, envidiaría cualquier IPS o un profesional especialista de los tantos que hay varados por ahí esperando un puesto del gobierno.
Don Adelmo nació el 13 de diciembre de 1907, su vida la compartió entre sus pacientes y el amor de sus cinco mujeres, con las cuales tuvo alrededor de 40 hijos, sin contar los que se quedaron en los pueblos y caseríos de la región sin ser reconocidos y que son el resultado de noches de pasión efímera mientras atendía a sus pacientes.
Con relación a la vida de este Sahagunense ejemplar, el investigador Edgar Cortés escribió el día de su muerte “ Principio del formulario”.
“Yo nunca logré conocerlo, pero cuando me dieron la noticia de su muerte me dolió. Guardadas las proporciones, me ocurrió algo así cuando escuché en la radio la noticia de la muerte de Galán”

RÚGERO SUÁREZ
La libertad individual que le asistió para componer sus versos desde su más temprana mocedad y la rebeldía poética que le hizo escribir muchas canciones cargadas de connotaciones punzantes, hicieron de este juglar de la música sabanera un personaje de la cultura y el folclor Sahagunense..
La alegría que acompañó su vida, es el único testigo de sus logros y emociones, así como de sus controversias musicales con el maestro Enrique Díaz, en la piqueria que marcó el camino de los enfrentamientos a verso limpio de que se tenga noticias en las sabanas del Caribe, comparada por muchos con la librada por Francisco el hombre y el Diablo en la provincia de la leyenda vallenata.
La producción de este juglar sabanero, desconocida hoy por la juventud nuestra por aquello del mercantilismo de emisoras y casa disqueras, bien podría estudiarse en las aulas de clase y en los centros literarios, toda vez que ella encierra un universo poético donde cada verso parece ser una fábula cantada con sobrados matices de lirismo y cotidianidad como en el tema “El Diccionario”
La fama de Rúgero se extendió por todo el Caribe, porque además de ser un excelente percusionista, cantaba y componía, lo que le permitió cultivar una fluidez verbal, que le servirían más tarde para ser reconocido como un eximio verseador.
En lo que tiene que ver con sus primeras producciones se recuerda el año 1960 cuando grabó su primer disco en 78 revoluciones para el sello ODINA de Medellín, junto a tu hermano Toño.
También es memorable para la historia musical de la sabana, los siguientes 9 discos en 78 rpm grabados en Medellín para el sello Metrópolis, los cuales te abrieron la puerta de la fama.
En la vida de Rúgero Suárez, se destaca más alegrías que tristezas, más triunfos que quimeras, por ello no hay que dejar de resaltar algunos hechos importantes en su carrera musical como cuando hizo parte de los grupos de Alfredo Gutiérrez, Julio de la Ossa y Lisandro Mesa.
Pero el acontecimiento más importante en la mocedad de este juglar fallecido, es en el año de 1965, cuando graba su primer LP, titulado Noche de Guararé, con su grupo los “Llaneros de Corozal”.
Su LP titulado “Fiesta en Sincelejo” grabado para el sello tropical de Barranquilla, es el que definitivamente el que da a conocer en el universo musical del País y le permite encontrarse en los escenarios musicales con el Negro Enrique Díaz, para a punta de versos disputarse el derecho y el honor de amenizar casetas y fiestas populares.
Rúgero además de artista, fue un convencido de que la organización y la disciplina eran piezas fundamentales para el éxito y la fama, por ello al lado de su hermano Toño, Remberto Martínez, Jorge Luís Pérez, Eligio Vega, Luís “El mono” Seña, JJ Solano, Denny Viera, Freddy Sierra, Pello Elías y otros grandes del patio musical participó en la creación de la primera organización musical de artistas en la sabanas, denominada sociedad sahagunense de músicos y compositores “Sosamuc”.

TEMAS

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese