¡Cartagena cumplió!

SAMUEL ÁLVAREZ BELEÑO-EL UNIVERSAL, CARTAGENA, Publicado el 30 Julio 2011

¡Mundial es Mundial!

Eso fue lo que le respondió Roberto Zambrano a un amigo que le gritó desde muy lejos una frase que hizo que muchos de los que estaban en la fila se rieran de él.
“No vienes a ver al Real (Cartagena) y ahora te las quieres tirar”... A lo que Zambrano vuelve y le reitera que “Mundial es Mundial y esto se ve una sola vez en la vida”.
Muchas personas en Cartagena se hacían la pregunta sobre si el renovado estadio Jaime Morón León se llenaría para un partido que aparentemente no representaba mucho como clásico mundialista: Panamá vs. Austria.
Pero bien lo dijo Zambrano, “Mundial es Mundial” y Cartagena respondió. Los miles de aficionados llegaron al Jaime Morón con el fin de contagiarse de esta fiebre que tiene a Colombia girando en torno a un balón.
El hoy conocido como “el Nido Amarillo” lucía espectacular. Lleno de colorido, las barras animando a los equipos con cornetas, platillos bombos y una ola que lucía enorme y animaba a una tribuna que se gozaba este primer juego.   
Ya en el interior del estadio todo era fiesta. En el terreno de juego el equipo de rojo era el austríaco, pero en el público la marea roja se movía en favor de Panamá.
La fiesta la montaron los canaleros y los miles de cartageneros se contagiaron con sus vecinos, que hicieron sentir a los panameños como en casa.
Antes de que se iniciara el encuentro y en medio de esta fiesta, se aprovechó para rendirle un merecido homenaje al “hijo mayor de Cartagena”, el desaparecido Joe Arroyo, a cargo de la Megabanda Distrtital, que interpretó el tema “Rebelión”, considerado el himno del Bicentenario.
Los 1.500 estudiantes que integran esta banda recibieron un gran aplauso por su magnifica presentación.
La alcaldesa, de Cartagena Judith Pinedo, no ocultó su alegría por haberle cumplido a la ciudad, al país y al mundo con la organización del Mundial: “Parece mentira que ya esté rodando el balón, con esta sinfónica que hemos traído hoy (ayer) en reconocimiento al hijo mayor de la ciudad el Joe Arroyo. Quiero resaltar el entusiasmo de todos los hinchas por hacer de este evento toda una fiesta deportiva”, aseguró.
Igualmente el público pudo disfrutar de la presentación de “Los 200 Tambores del Bicentenario”, un grupo de percusionistas cartageneros que, al ritmo de cumbia, son de negro, mapalé y danza urbana, mostraron el sabor de la Cartagena que enamora.
La fiesta en las tribunas se vivía con efervescencia. El calor de la tarde no fue motivo para que los ánimos se calmaran; por el contrario, todo se vivía con el calor del Mundial. El sol no hizo su aparición, como en otras tardes en el Jaime Morón.
¡Cartagena cumplió!, entonces, a disfrutar del Mundial en Paz.

Lo que dijeron...

Humberto Ferrer, aficionado
“Este estadio ha sido lo mejor que le ha podido pasar a Cartagena en la parte deportiva. Quedó muy lindo, ahora tenemos el compromiso de cuidarlo y de mantenerlo siempre así. Me gustó el partido”.


David Álvarez, aficionado
“Definitivamente este debe ser otro patrimonio para la ciudad, pues cambió bastante y se ve espectacular. La grama se ve en excelentes condiciones y está como los grandes. Lo malo fue que no hubo gol”.


Miller Peralta, aficionado
“Las condiciones del estadio son excelentes. Hay que mantenerlo siempre así, pues está apto para cualquier partido internacional. Hay que decirle a la gente que es de todos y debemos cuidarlo”.


Andrea Garnica, aficionada
“En cuanto a la seguridad del estadio todo quedó muy bien. Las luces, el gramado y todo en general muy bien. La cancha no presenta huecos. Lo veo muy lindo.  El partido me gustó”.