Apareció Messi en un domingo de derrotas colombianas

Filiberto Rojas Ferro
SAO PAULO, BRASIL
15 de Junio de 2014 07:45 pm
  • Reinaldo Rueda, técnico de Ecuador, no pudo llevarse una victoria en el debut. // AFP ADRIAN DENNIS

-A A +A

La Copa Mundo de la Fifa Brasil 2014 avanza con normalidad, con un buen promedio de goles y este domingo la cifra siguió con el promedio de tres por compromiso, al tener nueve festejos en tres partidos. Dos fueron autogoles.

Las expectativas del domingo estaban en el debut del argentino Lionel Messi, quien con Argentina enfrentó a Bosnia y Herzegovina en la apertura del grupo F, y aunque en el primer tiempo no brilló, en el segundo apareció para sentenciar el triunfo de los gauchos.

El elenco de Alejandro Sabella se impuso 2-1 sobre los bosnios, con un autogol de Sead Kolasinac a los dos minutos del partido y un gol al mejor estilo de Lionel Messi, con la diagonal desde la derecha para terminar con un zurdazo imparable.

Bosnia cumplió un gran partido, puso en aprietos a Argentina y descontó con gol de Vedad Ibisevic, pero no le alcanzó para llegar a la igualdad. El grupo E se completa este lunes con el duelo entre Irán y Nigeria, en el Arena da Baixada en Curitiba, del estado de Paraná.

De otro lado, los colombianos Luis Fernando Suárez y Reinaldo Rueda no tuvieron un buen domingo, porque sus equipos perdieron en el debut.

La Selección de Ecuador de Rueda empezó ganando con gol de Enner Valencia, pero Suiza le dio vuelta al marcador con anotaciones de Mehmedi y Seferovic, para dejar a los de la mitad del mundo como terceros del grupo E, por delante de Honduras.

Precisamente el equipo hondureño, del colombiano Luis Fernando Suárez, fue goleado 3-0 por Francia, con dos goles de Karim Benzema, uno de ellos con la ayuda de la tecnología para saber si el balón había ingresado completo, y un autogol de Valladares.

Así las cosas, Francia y Suiza lideran la zona con tres puntos y se verán las caras en la próxima fecha, mientras que el duelo entre los colombianos marcará el resurgir de uno y la eliminación del otro o, en caso de empate, la posible prematura despedida de los dos.