Cartagena también disfrutó el triunfo de Colombia ante Costa de Marfil

Andrés Frías Utria
CARTAGENA
19 de Junio de 2014 08:55 pm
  • Una fiesta que solo la da el fútbol. Y Cartagena no fue la excepción. // JULIO CASTAÑO EL UNIVERSAL

-A A +A

Cartagena se paralizó.

Este equipo de Colombia mueve corazones y emociona. Y es que después de 16 años de ausencia regresó a un Mundial con un equipazo, joven, que abraza a todo un país con su fútbol, alegre, exquisito y de goles.

Sí. Porque goles son amores, es la máxima expresión del fútbol, que hace llorar de felicidad a hombres y mujeres, que lo sienten y lo viven a plenitud.

Y Cartagena no es la excepción. Miles y miles de hinchas, desde tempranas horas del día, se apostaron ayer en estaderos, tiendas, parques, plazas, discotecas, en las pantallas gigantes de la Castellana, Los Ejecutivos, Caribe Plaza, La Plazuela, Mall Plaza, Bocagrande y tantos sitios exclusivos de la ciudad para ver a su Selección en el segundo partido del Mundial de Brasil frente a la difícil Costa de Marfil.

Las calles se veían solas, circulaban pocos carros y motos. Toda la energía estaba centrada en los pupilos de José Pékerman, de James, Cuadrado y compañía.

Contrario, a otras momentos, en los rostros de los hinchas se podía apreciar la fe y confianza en un equipo, de no desentona, que practica un buen fútbol, que no se echa atrás y que arriba es contundente.

"Colombia, Colombia, Colombia", gritaban con pitos y tambores algunas chicas, que ya están metidas de lleno en el cuento del deporte, del fútbol, el deporte que ha traspasado fronteras.

No había distingos de raza. Todos se alistaban (algunos con mekatos, gaseosas y cervezas), como hermanos para vivir a través de la pantalla el partido.

A las 11 de la mañana comenzó la fiesta. Pitó el árbitro.

"Con este equipo no nos comemos las uñas como el de Maturana, ‘Bolillo’, ‘Chiqui’ García y tantos otros técnicos, que nos hacían sufrir. Pékerman es ofensivo, eso me gusta del man", aseguraba Felipe Pérez.

La primera algarabía se sintió cuando ‘Teo’ solo ante pase de James Rodríguez se comió el primero. "Nojoda, ‘Teo’, mijo lo tenían", dijo Amaury Morales, dando un salto que por poco se cae de la silla. El primer tiempo finalizó sin goles, pero Colombia no desentonaba.

Se jugó un primer tiempo de varones. Especialmente por James, Cuadrado, Yepes, Sánchez y Zapata.

En el segundo período vino el éxtasis, la alegría. Pékerman, el estratega, visualizó el juego de Costa de Marfil y metió al pelaito Juan Fernando Quintero por Abel Aguilar.

Colombia, entonces, generó muchas opciones, hasta que vino ese tiro de esquina. Cuadrado la elevó y James en sostenido, la metió en la red para el primer gol.

Un estallido de felicidad se escuchó en toda Cartagena. Y ese grito también se regó en todo el país. "Te lo dije, ahí tienes, James es la figura", dijo Fredy Rodríguez, un soldador, que dejó a un lado el trabajo para meterse en la energía. Y luego el mismo Quintero ante un pase de ‘Teo’ dio la estocada. Los pitos no se hicieron esperar. La alegría era indescriptible. Unos con otros se abrazaban. Costa de Marfil descontó, pero Colombia sostuvo el 2-1 y pudo celebrar.

El dirigente deportivo Orlando Arrieta dijo que "ue un excelente partido, Colombia viene alcanzando el nivel deportivo, buen fútbol, coraje, entrega y contundente en su ataque".

El arquiteco Gustavo Vanegas aseguró visiblemente emocionado que "me disfruté el partido. Colombia ilusiona, no se echa atrás como otras selecciones. Está para grandes cosas en este Mundial".

Cartagena vivió a placer el partido y el triunfo de su Selección...