“Con el Mundial Brasil 2014 le tapé la boca a muchos”: Cristian Zapata

COLPRENSA
BRASIL
8 de Julio de 2014 11:41 am
  • Cristian Zapata se afianzó como titular de la Selección en el Mundial. // COLPRENSA

-A A +A

Si el Mundial de la Selección Colombia fue brillante, el de Cristian Zapata - en lo individual -, fue redondo por donde se le mire.

El zaguero caucano, suplente en el Milán de Italia y sin muchas opciones de jugar en la eliminatoria, no figuraba con posibilidades de ser titular del combinado nacional en la gran cita de Brasil.

Sin embargo, a medida que se acercaba el máximo compromiso de Colombia y ante la lesión de Amaranto Perea, que lo sacó de la concentración nacional, el técnico José Pékerman depositó toda su confianza en el espigado jugador de 27 años.

Con Zapata, Pékerman solucionaba muchos problemas porque el caucano, además de rapidez, aportaba fortaleza, juego aéreo y cierres precisos.

Y no se equivocó el seleccionador nacional. El zaguero, oriunto del Tetillo, corregimiento de Padilla (Cauca), mostró categoría y se afianzó como uno de los mejores defensas del Mundial.

Zapata habló con El País aún con la emoción viva después del apoteósico recibimiento del que fueron objeto en Bogotá y Cali.

¿Ya despertó de ese sueño que representó jugar el Mundial?

No, todavía no despierto de ese sueño maravilloso; se necesita tiempo para despertar y asimilar todo lo que sucedió. Todo ha sido muy bueno, y ahora después de este lindo momento, hay que aprovecharlo al máximo con la familia.

¿Había sentido antes esa sensación de tener al país volcado en torno a la Selección?

No, primera vez que vivo una experiencia tan espectacular como esta; estoy muy agradecido porque hice parte de esta Selección que ha escrito una nueva historia en el fútbol colombiano; estoy feliz por todas las cosas que se hicieron en el Mundial y principalmente por lo que viene.

¿Cuál fue la base del éxito de la Selección en Brasil?

La clave estuvo en la familia que hemos conformado; hay un gran grupo, muy fuerte, unido, con una gran alegría en la concentración, en el camerino y en los entrenamientos; la unión que se vio en los partidos fue nuestra fuerza.

¿Cómo vivían en el camerino los previos a los partidos?

El camerino era una fiesta, con mucha música para amenizar las jornadas; se ponía de todo, un poco de cumbia, un poco de bachata, de currulao, de salsa. Era un camerino muy alegre y seguramente eso nos fortaleció y nos dio ánimo para afrontar los partidos.

¿En algún momento Pékerman se enganchó en los bailes con ustedes?

Sí, el profe de vez en cuando se metía cuando veía que el grupo se divertía. En algunas ocasiones metía sus pasitos también (risas).

En la eliminatoria usted no fue titular y para el Mundial no figuraba como inicialista por el hecho de no tener continuidad en el Milán. ¿Qué pasó para que recibiera el voto de confianza de Pékerman?

No pasó nada. Solamente trabajé, ese ha sido mi lema porque después uno encuentra la recompensa; trabajé en silencio. En la eliminatoria jugué unas veces y en otras no se dio la opción. Yo sé que mucha gente decía que yo no debía ser titular; pero con mi trabajo y esos nueve años jugando en Europa, me fortalecieron y me dieron la confianza para pelear el puesto.

¿Hubo alguna indicación especial de Pékerman antes del debut?

No, simplemente él veía cómo me entrenaba y cómo estaba concentrado para hacer las cosas bien. Me decía que disfrutara este momento que muy pocas veces se repite.

El nivel que mostró en el Mundial indudablemente relanza su carrera. ¿Seguirá siendo suplente en el Milán o buscará nuevos aires?

Relanzar mi carrera no creo porque yo siempre mostré mis condiciones y mis virtudes; lo que pasó fue una demostración de que soy un excelente jugador. Con el Mundial les tapé la boca a muchos que hablaron a espaldas mías.

¿Hubo gente que pidió su no presencia en la titular?

Muchos periodistas de Colombia me daban como suplente; a mi eso no me molesta. Pero no me gusta que me quiten y tampoco que me den. Todo lo que he hecho me lo he ganado con el trabajo realizado durante muchos años. Una vez más demostré que esas personas estaban muy equivocadas.

Pero tuvo su revancha y en pleno Mundial...

Sí, eso es lo bonito; por eso digo que estoy contento por lo que demostré y por lo bien que me fue. Era el momento de decir: aquí estoy yo. Con eso muchos quedaron calladitos.

¿Cuál fue el partido que más disfrutó?

El último ante Brasil por los jugadores que estaban al frente, por ser Brasil; es una motivación grande jugar ante un equipo de esos y la verdad es que lo disfruté al máximo.

¿Por qué la Selección no hizo en ese partido el fútbol que había desplegado en los otros encuentros?

Seguramente ellos tuvieron una ventaja y fue el gol muy rápido que anotaron. Ahí se nos complicó un poco el partido, pero siempre fuimos adelante, les jugamos de tú a tú, manejamos el balón a ras de piso y se vio a un Brasil en dificultades por lo que mostramos. El árbitro les ayudó un poco.

¿Se pudo haber avanzado más?

Sí, nosotros quedamos un poco tristes porque teníamos equipo para seguir adelante; lo que se vio en el partido con la entrega que dimos, quedó la sensación de que podíamos avanzar, pero el árbitro influyó en algo.

Tuvo el privilegio de jugar al lado de Yepes sus últimos partidos con la Selección. ¿Qué habló con el capitán?

Siempre hablaba con él. Todos sabemos que la carrera de Mario ha sido excepcional. Ha sido un gran capitán, una gran persona... y yo contento por haber jugado con él en su último Mundial, en el fin de su ciclo con la Selección; es un orgullo para mi porque Mario es una leyenda del fútbol colombiano.

¿Pékerman se despidió de ustedes definitivamente o dijo que volvería?

Se despidió normal. La idea es que el profe continúe porque hay que seguir con el proceso. Esa fue la sensación, que se fue de manera normal y que muy pronto vamos a saber de él.