David Ospina, el ‘candado’ de la Selección Colombia

COLPRENSA
SAO PAULO, BRASIL
3 de Julio de 2014 04:13 pm
  • David Ospina es el encargado de dar seguridad al equipo desde la portería. // COLPRENSA

-A A +A

En Brasil, todas las miradas apuntan a James Rodríguez, la gran figura de Colombia y del Mundial. Pero hay otro jugador que ha sido clave en la realización de este sueño que poco a poco construye la Selección y es el arquero David Ospina.

El antioqueño, de 25 años, ha encajado apenas dos goles en los cuatro partidos que ha jugado Colombia en la Copa del Mundo –uno contra Costa de Marfil y otro ante Japón-, lo que ratifica su seguridad en el arco.

El sábado pasado, por octavos de final ante Uruguay, Ospina volvió a ponerle candado a su portería, cuando salvó tres balones que tenían cara de gol en esa inusitada arremetida de los charrúas en busca del descuento, en el partido que los colombianos ganaron 2-0.

Ese día, su cuñado James Rodríguez –está casado con la hermana de David— puso la rúbrica de los crack en el Maracaná de Río de Janeiro tras marcar con gran categoría los dos goles de la victoria, pero ese triunfo también tuvo a Ospina como responsable.

El domingo, las páginas de los periódicos y los noticieros de televisión brasileños se explayaron en elogios con el ‘Niño de oro’ en Brasil, como han empezado a decirle a James, pero también hubo un rincón especial para el gran David.

Inclusive, el ex astro argentino Diego Armando Maradona comentó en su programa de televisión ‘De Zurda’ que el éxito de Colombia en el Mundial de Brasil 2014 tiene un nombre propio al referirse a James, pero destacó que “Ospina atajó dos o tres balones de gol” que ayudaron a la victoria.

Como si hubiera previsto lo que vendría, el arquero chileno Claudio Bravo, al término del partido que los australes jugaron ante Brasil por octavos, ese mismo sábado, se refirió a David y su actuación en el Mundial. “Es un arquero muy joven, pero con excelentes condiciones, y le deseo lo mejor”.

Dos horas después de ese comentario, Ospina demostró en el Maracaná que también es un gigante.

Y pensar que cuando decidió ser futbolista comenzó como delantero en la escuela del exjugador Alexis García. Pero un día, por esas cosas extrañas y a la vez certeras del fútbol, tuvo que ponerse por primera vez unos guantes ante la ausencia del arquero. Y así terminó. Como portero. Atlético Nacional lo enganchó y, tras alzar dos copas con los verdes, David dio el salto a Europa, al Niza de Francia.

Sus cualidades, ese estilo clásico y esas condiciones de gran atajador lo pusieron en el arco de la Selección Colombia, con la que debutó el 7 de octubre del 2007, justamente en un partido contra Uruguay.

Así, Ospina heredó el buzo que otros grandes usaron en el pórtico cafetero, como René Higuita, Óscar Córdoba, Miguel Calero (q.e.p.d.) y Faryd Mondragón, quien se declara fanático suyo.

“Con David la Selección va a tener arquero para rato. Es un portero serio dentro de los tres palos, moderno, atajador, sabe achicar muy bien y salva pelotas de gol en momentos decisivos. Me gusta mucho su estilo”, sostiene Faryd, suplente suyo en el banco de Colombia, con 43 años de edad.

David tampoco ahorra elogios para Faryd. “Es un hombre que le ha aportado mucho al fútbol colombiano y siempre me da consejos. Lo admiro por lo que ha sido y trato de aprender siempre de su experiencia”.

“En Brasil estoy viviendo un sueño al lado de un gran equipo humano y deportivo. Tengo la ilusión de seguir alcanzando grandes cosas”, expresa Ospina.

Dice una vieja y reconocida frase del técnico Gabriel Ochoa Uribe que “los mejores equipos comienzan a construirse desde los grandes arqueros”, y, en Brasil, la Selección Colombia y David Ospina están dando fe de ello. Están en cuartos de final y van por más.