El fútbol, sin lógica ni justicia

Carlos Caballero V.
Belo Horizonte, Brasil
8 de Junio de 2014 09:43 pm
  • Carlos Carbonero, jugador del River Plate. // AFP ALEJANDRO PAGNI

-A A +A

El fútbol muchas veces no tiene lógica ni justicia. Y en la selección en ocasiones no están los que lo merecen sino los que por alguna razón necesita el técnico.

Eso fue lo que pasó con el caso de Carlos Carbonero, a quien prácticamente se le apareció la virgen y sin querer dio un trampolín que lo llevó al Mundial de Brasil 2014.

Ante la ausencia a última hora de Aldo Leao Ramírez, jugador que a pocos días de la cita orbital tuvo que decirle adiós a la concentración por una lesión, Colombia quedó sorprendida ante la convocatoria de Carbonero.

“Van a llamar a Elkin Soto o Macnelly Torres” fue el rumor que tomó fuerza en los corrillos del fútbol. Ambos fueron siempre de la confianza del cuerpo técnico, entonces era la lógica, pero no se dio así.

José Pékerman, técnico y capitán de este barco, se decidió por él pese a que nunca hizo parte del proceso de las Eliminatorias y tampoco de los últimos juegos amistosos.

Carbonero juega como volante en el River Plate de Argentina, junto a Teo Gutiérrez y pese a que viene de quedar campeón ni siquiera él mismo se esperaba el llamado.

Tiene 23 años y jugará con el número 5, la misma casaca que iba a vestir Aldo, quien ahora se verá el Mundial por televisión.

Ramírez fue utilizado como volante mixto por dentro en la selección en la mayoría de las ocasiones, caso distinto al de Carbonero, quien en River juega como volante extremo. ¿Cómo lo utilizará en la selección Pékerman?.

En las últimas horas, Javier Soto, padre de Elkin Soto, al enterarse de la lesión de Aldo, dijo a un medio de comunicación que su hijo se estaba preparando por si recibía el llamado a la selección y ratificó que estaban a la expectativa. No señor, no fue así. En el fútbol muchas veces dos más dos no son cuatro.

Bienvenido, Carbonero, esperemos que te vaya bien...

Notas relacionadas