La serenidad de Pékerman contrasta con una Colombia eufórica cerca de octavos

AFP
BRASILIA, BRASIL
19 de Junio de 2014 04:47 pm
  • Pékerman habló de la victoria de Colombia. // AFP EITAN ABRAMOVICH

-A A +A

Sin inmutarse con el resultado, el técnico de Colombia, el argentino José Pekerman, rechazó cualquier pronóstico sobre el futuro del equipo en el Mundial Brasil-2014 a pesar de quedar virtualmente clasificado a los octavos de final con la victoria 2-1 frente a Costa de Marfil este jueves en Brasilia.

"Hoy tuvimos un partido durísimo y al final nos vamos con la tranquilidad de tener seis puntos, pero es una satisfacción que Colombia esté compitiendo en este nivel, con jugadores jóvenes que disputan su primer Mundial y que han logrado dos victorias consecutivas. Eso es muy positivo para nosotros", dijo Pékerman en rueda de prensa.

"Pero hemos llegado hasta aquí pensando en cada partido y no nos podemos anticipar a la posibilidad de los octavos porque tenemos que revisar muchas situaciones del juego con los jugadores y luego veremos como queda el grupo", agregó.

James Rodríguez, a los 64 minutos, y su socio en la creación, Juan Fernando Quintero, a los 70, marcaron los goles de Colombia. Gervinho, a los 72, logró el descuento para los Elefantes.

Colombia obtendrá el billete a la siguiente etapa del Mundial si Japón y Grecia, perdedores en la primera jornada , empatan, o si los helenos vencen a los Samuráis en el partido previsto en Natal (noreste) a las 5:00 de la tarde.

Colombia enfrentará a Japón el próximo martes en Cuiabá (centro-oeste), en el cierre de la llave, un rival que Pékerman calificó "de talla mundial".

"Ahora debemos pensar en Japón, nuestro próximo rival, un equipo de talla mundial, con antecedentes importantes en los mundiales y que es capaz de pelear por la clasificación todavía", señaló el DT argentino.

PASO A PASO, COMO MÁXIMA

Pékerman, de 64 años y quien dirigió a Argentina en Alemania-2006, sabe que el camino en una Copa Mundial es de abismos y ascensos, y aseguró que "hoy estamos cumpliendo bien, pero esto no es definitivo".

"Es muy difícil un Mundial. El equipo tiene la idea y el compromiso interno desde que llegó a Brasil de hacer un buen Mundial y aún con las dificultades que hemos tenido en estos dos durísimos partidos queremos apostar por una buena imagen", recaló el estratega.

Sobre la variante ofensiva con el ingreso de Quintero, Pékerman le devolvió la iniciativa al equipo y encontró en el pequeño 'Harry Potter' del Oporto un factor de desequilibrio ante la corpulenta zaga marfileña.

"Siempre he sabido del gran potencial de Quintero. Lo hemos ido acercando a la selección mayor porque hemos confiado en sus capacidades. Cuento con un plantel rico, tenemos muchas variantes, pero estaba convencido que su capacidad iba a ser muy útil en el momento en que estaba el juego, lo hizo bien, nos dio tranquilidad y sobre todo precisión", destacó.

La selección cafetera se vio nuevamente acompañada por miles de aficionados colombianos, cerca de 69.000 en el estadio Nacional Mané Garrincha, un plus más que valoró Pékerman y que pidió "se mantenga fiel hasta donde lleguemos".

"Para este cuerpo técnico y los jugadores principalmente el apoyo es muy importante, ver tanta gente en las tribunas nos hace sentir muy cómodos y eso se transmite a la cancha. Esperamos sentir eso en los partidos difíciles como han sido estos dos y en los que puedan venir", concluyó el estratega, que, al final, esbozó una tímida sonrisa pero sin perder la calma ante la euforia colombiana.