Santiago, el motor de la familia Arias Naranjo

Filiberto Rojas Ferro
SAO PAULO, BRASIL
23 de Junio de 2014 12:13 pm
  • Santiago Arias. En la foto pequeña: Karín Jiménez, esposa, Mery Jiménez, suegra, Tatiana Arias, hermana, y Mónica Naranjo, madre. //

-A A +A

Las hinchas inseparables del antioqueño Santiago Arias no pueden ser otras que su esposa Karín, su madre Mónica y su hermana Tatiana, para quienes el defensa de la Selección Colombia de Fútbol es el motor que mueve a la familia.

Las tres mujeres de Santiago están en Brasil, en una cortesía de uno de los patrocinadores de la Selección, Pacific Rubiales, que invitó a 210 familiares de jugadores y cuerpo técnico para acompañar a los héroes de la nación que representan al país en el Mundial.

Ellas, junto a las demás familias, se encuentran a unas tres horas del sitio de concentración en Sao Paulo, pero siempre los acompañan en los partidos y comparten unos minutos después de cada juego, en momentos muy emotivos para todos.

“Es una emoción muy grande, además porque a Colombia le ha ido muy bien en el Mundial, así que la celebración es muy grata, nos saludamos con mucho amor y felicidad y le transmitimos el orgullo que sentimos por él, pero son cosas que se viven y no se pueden describir”, comentó Karín Jiménez, esposa de Santiago.

Para Karín “estar aquí significa lo más importante en la carrera futbolística de Santi, estamos muy felices y agradecidos con Dios porque estar aquí fue una sorpresa, de un momento a otro, es un sueño que no se puede describir y muy contentos con Santiago”.

La exreina nacional de la ganadería, que conoció a Santiago como modelo en un evento en Bogotá de La Equidad, admitió que ese día “fue amor a primera vista, nos vimos y no necesitamos mucho tiempo para darnos cuenta que era amor y que nos entendíamos muy bien”.

Santiago Arias debutó con La Equidad, pero antes de hacerlo sufrió tal vez el dolor más fuerte de su vida, el fallecimiento de su padre, Raúl, pero se fortaleció para cumplir el sueño de él, que era verlo como futbolista profesional y ahora lo cumple con creces, jugando un Mundial de mayores.

Es por eso que desde los 17 años Santiago se convirtió en el hombre de la casa, en el motor fundamental de la familia, que genera “mucha emoción y alegría”, como lo asegura Mónica, su mamá, para quien “es una gran bendición poder estar aquí cerca de Santiago, para apoyarlo y compartir esto tan emocionante”.

“Él es muy recochero y alegre, por eso la pasamos felices, siempre nos hace reír, hace que la familia se una y que todos estemos bien”, reconoció su hermana menor, Tatiana, quien recordó que de niños “peleábamos mucho, como todos los hermanos, pero siempre hemos sido muy unidos”.

“Siempre teníamos la ilusión de que Santi podría venir y cuando salió la lista fue una felicidad muy grande, como cuando nos dijeron que nosotros también veníamos, gracias a la Federación y Pacific”, reveló Mónica Naranjo, madre de Santiago Arias.

Y su hermana Tatiana concluyó: “Es súper chévere estar acá, todos somos unidos porque somos las familias de los muchachos y llevamos muchos días con un mismo sentimiento de apoyar y vivir este Mundial en familia”.