Özil-Schweinsteiger, el dúo dinámico que debe parar España

Crédito: 
DURBAN, SUDÁFRICA,AFP

Mesut Özil, el 'Messi de la Mannschaft', y Bastian Schweinsteiger, emblema de la nueva Alemania, forman el dúo dinámico que deberá detener España en semifinales del Mundial-2010, si quiere evitar dolores de cabeza.

Decisivos en los choques cruciales frente a Ghana (1-0) en primera ronda y ante Inglaterra (4-1) en octavos y Argentina (4-0) en cuartos, ambos son las cartas de triunfo importante que tiene en el bolsillo el técnico germano Joachim Löw para soñar con alcanzar la final de Sudáfrica-2010.
Ante la ausencia por suspensión de Thomas Müller, la tercera pata de la creación de la 'Mannschaft' a lo largo del torneo, los volantes del Werder Bremen y del Bayern Múnich buscarán juntarse más que nunca para hacer daño a España, en lo que será la revancha de la final de la Eurocopa-2008.
“En nuestro equipo hay caras nuevas, nuevas personalidades, muy relajadas. España no cambió mucho, es casi el mismo equipo de 2008: está Busquets que no estuvo en Austria y Suiza”, comenta el 'nuevo Káiser' germano, Schweinsteiger, quien también corre detrás del título de Balón de Oro al mejor jugador.
Precisamente, Sergio Busquets será el gran encargado en romper ese circuito nuevo de Alemania, que hace dos años en la final de Viena pasaba por Ballack-Schweinsteiger, bien contenido por el todoterreno de origen brasileño Mauro Senna, que hoy ya no está en la plantilla de la Roja.
En aquella final con triunfo ibérico 1-0 gracias a una diana de Fernando Torres, Schweinsteiger debía hacer un sacrificio más importante, recorriendo la banda izquierda e intentando cambiar de ritmo con aceleraciones fallidas frente a una España que durmió el juego con Xavi y Andrés Iniesta.
Pero esta vez, Schweinsteiger jugará de Ballack y Özil se transformará en Schweinsteiger, con el agregado de su frescura, su zurdita mágica y su cambio de ritmo con manejo de balón natural que despliega, a diferencia del hombre del Bayern Múnich, que ha se ha reconvertido a un puesto que le favorece.
En Durban, Löw tendrá una medular mucho más eléctrica que en Viena, cargada con la energía desbordante de su joven plantel, que roza el promedio de los 25 años.
Özil “es muy bueno en los pases cortos, las combinaciones, el pase de la muerte y decisivo. Sabe leer el juego, no es un conductor de balón rápido como Messi”, elogió Löw a 'su' Pulga Atómica.
“Por supuesto que queremos tomarnos la revancha y queremos mostrar que podemos derrotarlos, aún si España es mejor que nosotros en los papeles, como lo eran Inglaterra y Argentina”, subrayó el rubio centrocampista del Bayern.
“Somos mucho más jóvenes y rápidos que ellos. Ustedes los pueden vencer con eso”, había sido la arenga de Löw en el túnel del estadio de Ciudad del Cabo, minutos antes de que el dúo dinámico saliera a hacer de las suyas ante la Argentina de Diego Maradona.