Cristiano Ronaldo, Kaká y Robinho salen a la cancha

Crédito: 
PABLO ELÖAS GIUSSANI- JOHANNESBURGO, AP

Cristiano Ronaldo y Kaká, dos jugadores que buscan desquitarse de la mala temporada del Real Madrid, irrumpirán en la Copa Mundial el martes al ponerse en marcha el Grupo de la Muerte, que incluye a Brasil, Portugal y Costa de Marfil.

Brasil enfrentará a Corea del Norte y Portugal a los marfileños
en el inicio del Grupo B, el más fuerte del Mundial. Nueva Zelanda
y Eslovaquia, por su parte, completarán la primera fecha del Grupo
F, que comenzó el lunes con el choque Italia-Paraguay.
El gran interrogante en la víspera de estos partidos es Didier
Drogba, figura del Chelsea inglés y capitán de Costa de Marfil. El
delantero sufrió una fractura en el brazo derecho la semana pasada
en un amistoso contra Japón y es probable que no sea de la partida.
Su ausencia sería un golpe duro para una selección de Costa de
Marfil que es vista como la gran esperanza de Africa en el Mundial.
Todas las miradas, no obstante, estarán seguramente en el
estadio Ellis Park de Johannesburgo, donde el Brasil laborioso de
Dunga intentará iniciar con el pie derecho su marcha hacia un sexto
título mundial.
Dunga renunció al jogo bonito y armó un equipo en el que dio
prioridad al orden y la disciplina por sobre el juego vistoso. El
técnico, que ya fue campeón mundial como jugador en 1994, dejó en
casa a figuras como Ronaldino y Adriano porque no encajan dentro de
su planteo y tampoco trajo a Alexandre Pato porque estuvo mucho
tiempo lesionado.
Por más que Dunga dé prioridad al esfuerzo, la presencia de Kaká
y Robinho garantiza que también habrá espectáculo. Los dos tienen
cosas que probar. Kaká defraudó en su primera temporada con el Real
Madrid, en la que estuvo bastante tiempo lesionado, mientras que
Robinho perdió un poco de cartel cuando le dio la espalda al fútbol
inglés para regresar a Brasil.
Robinho, sin embargo, atraviesa por un gran momento con el
Santos y esta es su oportunidad de revalidar su categoría mundial.
El sorteo favoreció en cierta medida a Brasil, que debutará ante
el rival más débil del grupo. Corea del Norte tiene una sola
participación en copas mundiales y no debería ser un rival de
riesgo.
Cristiano Ronaldo también quiere sacarse la espina que le dejó
su primera temporada en el Real Madrid, en la que no pudo impedir
que su archirrival Barcelona se llevase su segunda liga española
seguida.
El atacante es la figura de un Portugal que además cuenta con
tres brasileños nacionalizados: Deco, Pepe y Liedson. Costa de
Marfil, dirigida por el sueco Sven-Goran Eriksson, cuenta con
muchos jugadores que brillan en clubes grandes de Europa, además de
Drogba, incluidos Boka (Stuttgart), Emmanuel Eboué (Arsenal), Kolo
Touré (Manchester City), su hermano Yaya Touré (Barcelona), Salomon
Kalou (Chelsea), Abdul Keita (Galatasaray) y Gervinho (Lille).
Si hay un ganador en el estadio Nelson Mandela de Port
Elizabeth, habrá dado un gran paso hacia la segunda ronda, pues
todavía tiene por delante un encuentro con los norcoreanos.
En el Royal Bafoken de Rustenburg, mientras tanto, Eslovaquia
hará su debut absoluto en copas mundiales ante una Nueva Zelanda
que suma una sola participación, en un partido del Grupo F que
tiene a Italia y Paraguay como favoritos para avanzar a la
siguiente ronda.
La del martes es la penúltima jornada de la primera fecha, que
concluirá el miércoles con el esperado debut de España ante Suiza y
el encuentro Honduras-Chile. Ese día se iniciará a su vez la
segunda fecha, con Sudáfrica-Uruguay.