Maicon, un gol para el recuerdo

Crédito: 
JUAN ZAMORANO - JOHANNESBURGO, AP

Fue un remate de una precisión pocas veces vista.
Maicon destrabó el martes un partido complicado para Brasil con lo que podría ser uno de los mejores goles en la historia de la Copa Mundial.

El lateral brasileño disparó con fuerza casi desde la raya de fondo, con la cara externa del pie, y colocó el balón entre el poste y el arquero. Le dio el efecto justo como para que la pelota hiciese una pequeña curva y entrase.

Antes de rematar, engañó al arquero levantando la cabeza y mirando hacia atrás, como buscando un compañero para hacer un centro. Sin embargo, tiró directo al arco.

“No me propuse anotar un gol en este mundial. Pero se dio y estoy muy feliz”, declaró el lateral, que está viviendo un año mágico ya que ganó la triple corona con el Inter de Milán al conquistar la liga y la copa de Italia, y la Liga de Campeones.

“Llegué medio sin piernas, pero me dije 'voy a buscar el gol'. No es el primer gol de este tipo que anota. Ya había marcado uno contra Portugal en Brasilia en un amistoso”, expresó, aludiendo a un choque que Brasil 6-2 en noviembre del 2008.

“Se dio el gol. Y es mucho más importante en un Mundial que en un amistoso”, agregó.

El técnico Dunga dijo que “no es el primer gol que Maicon anota de esa forma. Creo que es el tercero”.

“No es un error del arquero, sino creatividad del jugador”, añadió. “El arquero casi nunca piensa en el arco en ese tipo de jugadas porque cree que va a tirar un centro”.

“Me siento muy feliz, pero más feliz todavía por la victoria”, manifestó Maicon.

El tanto llegó a los 55 minutos y encaminó a Brasil a una victoria por 2-1, en un partido que se le había complicado a los sudamericanos, que no lograban penetrar la retaguardia norcoreana.

Maicon, quien fue elegido el jugador del partido por la FIFA, dijo que la pelota Jabulani, tan cuestionada en el Mundial, no afectó su disparo.

“Es buena para el que patea, tal vez no para los arqueros”, bromeó.

El defensor confesó que se emocionó mucho después del gol.

“Pensé en todo lo que pasé para llegar a este momento”, declaró. “Era mi primer partido, mi primer mundial, y hago un gol. No llegué a llorar, pero estaba muy contento con el partido que hice y le agradecí a mi esposa por todo lo que pasó conmigo”.