Messi, Higuaín y Drogba hicieron caso al corazón para jugar el Mundial

Crédito: 
JOHANNESBURGO AFP

Los argentinos Leo Messi y Gonzalo Higuaín y el marfileño Didier Drogba, a los que se ofreció jugar con España al primero y Francia a los dos últimos, son los ejemplos más claros de futbolistas que pudieron acudir al Mundial con dos selecciones diferentes.

En noviembre de 2006, el seleccionador galo Raymond Domenech convocó al franco-argentino Gonzalo Higuaín, de 18 años, para un amistoso contra Grecia.
Poca gente conocía al jugador de River Plate. Aparte de los diez primeros meses de su vida, el hijo de Jorge Higuaín, ex jugador del Brest, no tenía ningún lazo con Francia.
Pero el delantero posee todavía el pasaporte francés debido a su nacimiento en este país y el seleccionador Domenech quería atraer a sus redes a una futura estrella.
Gonzalo Higuaín declinó la invitación, dejando planear la duda en un primer momento sobre la selección que elegiría.
A finales de enero de 2007, el 'Pipita' anunció a Raymond Domenech que optaba por Argentina. “Es la elección del corazón. Todos mis amigos, mi familia y mi fútbol es de allá. No me veía tomando otra decisión”, declaró el jugador.
Debutó en la selección argentina el 6 de febrero de 2008 en un amistoso Argentina-Guatemala, en Los Angeles, marcando un doblete.
Por su parte, Messi, que llegó con once años a España, declinó en 2004, cuando tenía 16, la oferta de representar a la selección española y decidió ser jugador de la argentina.
En junio de 2004 tuvo su primera aparición con la camiseta albiceleste en la categoría de Sub-20 jugando un partido amistoso contra Paraguay.
Participó después en el Campeonato Sudamericano Sub-20 de 2005 imponiendo su calidad y sus goles con los que Argentina logró la tercera posición y se clasificó al torneo mundialista celebrado en Holanda.
En junio de 2005, ganó el Mundial Sub-20 de 2005 siendo el Bota de Oro de la competición con 6 goles y el Balón de Oro como mejor jugador.
Tras su impresionante Mundial Sub-20, Messi fue convocado por el seleccionador argentino José Pekerman para debutar con la selección absoluta. Frente a Hungría, el 17 de agosto de 2005.
Pese a que siempre ha expresado su amor por Argentina, en su país a veces se le acusa de sentirse más español, debido sobre todo a que no realiza con la Albiceleste las mismas actuaciones que cuaja con el Barcelona.
“Me molesta que se diga eso. Soy argentino y siento la camiseta como el que más. He tenido la suerte de conseguir todo con mi club y me encantaría hacer lo mismo con la selección argentina”, aseguró.
Otro caso similar es el de Didier Drogba, que llegó a Francia a la edad de cinco años, a Brest, precisamente donde nació Higuaín, y sólo una aparición tardía en la élite impidió su presencia en la selección gala.
Tras jugar en equipos de segundo orden (Vannes, Levallois, Le Mans), llegó al Marsella en 2003, cuando ya tenía 25 años, y en 2004 pasó al Chelsea.
En una entrevista acordada al diario L'Equipe en enero de 2005, el seleccionador francés Raymond Domenech resumió muy bien el caso de Drogba.
“Cuando Costa de Marfil le contactó, había demasiada competencia en la selección francesa, e incluso en la Sub-21. Estaba a menudo lesionado. No existía. En los Bleus estaban Henry, Cissé, Trezeguet, Wiltord... Llegó tarde a la madurez como futbolista. A veces pasa”, señaló Domenech.
Para Didier Drogba no existieron dudas. “No dudé ni un segundo, incluso si tengo muchos lazos con Francia, pero no hubo ninguna vacilación. Escuché a mi corazón y éste es marfileño”, señaló el delantero
Messi, Higuaín y Drogba hicieron caso al corazón y defenderán a las selecciones de sus raíces en el Mundial, aunque en el caso del marfileño una lesión en el cúbito hace dudosa su presencia.