Mundial: Parreira furioso con el árbitro

Crédito: 
PRETORIA, SUDÁFRICA, AP

El técnico de Sudáfrica Carlos Alberto Parreira despotricó contra el árbitro tras la derrota 3-0 ante Uruguay, a pesar de que el silbato tuvo algunos fallos que favorecieron a los anfitriones.

“Fue el peor arbitraje en lo que va del Mundial”, sostuvo Parreira.
“Mostró dos tarjetas que no fueron y expulsó al arquero injustamente”, agregó.
El portero Itumeleng Khune fue expulsado a los 80 minutos por derribar a Luis Suárez dentro del área. Diego Forlán convirtió el penal, que fue su segundo gol, y en tiempo de descuento Uruguay marcó un tercer gol.
“El marcador no refleja lo que ocurrió en el campo. Los dos arqueros intervinieron poco. El penal y la expulsión fueron el momento decisivo”, sostuvo Parreira. “Estábamos mejorando e iba a poner otro delantero”.
“El árbitro fue muy injusto con nosotros. Y después se va de la cancha con una gran sonrisa”, acotó.
Llamó la atención que Parreira criticase al árbitro suizo Massimo Bussaca, porque el silbato ignoró otro penal contra Suárez y una falta fuerte de Kagisho Dikgacoi que bien hubiese justificado su segunda amonestación.
El estratega uruguayo Oscar Washington Tabárez dijo que le parecía “risible” la afirmación de que Uruguay ganó por el árbitro.
“Uruguay ganó merecidamente el partido”, declaró.
Parreira afirmó que Uruguay es un equipo con oficio.
“Tiene jugadores con mucha experiencia, que juegan en el exterior, y supo manejar el partido, sobre todo los momentos decisivos”, expresó.
El técnico brasileño dijo que los tres atacantes que usó su colega uruguayo Oscar Washington Tabárez no resultaron determinantes.
“Todo el equipo jugó bien y su defensa estuvo bien plantada y controló a nuestros atacantes”, señaló.
Agregó que en Forlán Uruguay tiene “un jugador que marca la diferencia” y que “de no haber sido por ese tiro desde fuera del área, la historia hubiese sido otra”.
Aludía al bombazo desde 30 metros que dio su primer gol a Uruguay promediando el primer tiempo.
Sudáfrica, con un punto en dos partidos, corre peligro de ser el primer equipo anfitrión de la historia eliminado en la primera ronda. Para sobrevivir, deberá ganarle a Francia y esperar que se den otros resultados favorables.
“Nos tocó un grupo difícil, con dos campeones mundiales (Francia y Uruguay) y otro equipo duro (México)”, declaró Parreira.