Mundial: ¿Quienes fallan, los arqueros o la pelota?

Crédito: 
PABLO ELÖAS GIUSSANI -JOHANNESBURGO, AP

La historia volvió a repetirse y 24 horas después del error garrafal del inglés Robert Green, otro arquero fue crucificado el domingo por una falla que terminó en gol.

Fawzi Chaouchi, quien había tenido un desempeño sólido a lo largo del encuentro, fue sorprendido por un pique extraño y no pudo impedir que un remate inocente de Robert Koren se le metiese en el arco y le diese a Eslovenia una victoria por 1-0 sobre Argelia, y la punta de su grupo.
Su técnico Rabah Saadane, sin embargo, no culpó al arquero por el revés sino a la pelota, que tantas polémicas ha generado.
"Todo el mundo vio lo que pasó con el balón", afirmó Saadane.
"Y lo que pasó ayer con el arquero de Inglaterra".
"Hay que calcular la trayectoria de la pelota", agregó.
El propio Koren se sorprendió del gol.
"Tuve suerte de que ese tiro entrase", expresó.
La pifia de Chaouchi tal vez pueda ser atribuida al balón modelo Jabulani, pero la de Green no. Incluso si la pelota hizo una
trayectoria zigzagueante, fue derecho al cuerpo del portero, quien
inexplicablemente la manoteó y la mandó adentro.
El técnico italiano Fabio Capello dijo que analizará en los
próximos días si le saca la titularidad o no.
Los primeros partidos del Mundial dejaron en claro que la
trayectoria de la pelota, efectivamente, es por momentos
imprevisible y los arqueros optan por rechazarla con los puños
antes que intentar controlarla por más que vaya al cuerpo. Los
remates, por otra parte, cobran mucha fuerza y en ocasiones salen
disparados a las nubes.
Las fallas de Green y Chaouchi empañan en cierta medida el
desempeño de los arqueros, que han tenido intervenciones
fenomenales y resultado decisivos en varios partidos. El propio
portero argelino había sacado varias pelotas difíciles antes de su
pifia.
No hay dudas de que la pelota está en el candelero. De hecho, el técnico de Holanda Bert van Marwijk declaró el domingo que el traicionero balón podría beneficiar a su equipo, que juega a ras de
tierra.
"La pelota está haciendo cosas raras, especialmente cuando va en el aire", dijo Van Marwijk. "Pero pegado al suelo te deja
jugar y ese es nuestro estilo".
"Cada pase cruzado puedes ver que no puede ser controlado, van por encima de los jugadores", expresó el entrenador. "De los
tiros al arco, el 90% viran bruscamente sobre la portería".
También se han visto muchos cabezazos sin dirección, que podrían
ser atribuidos a lo difícil que resulta calcular la trayectoria del
balón.
Saadane reveló que Chaouchi se había disculpado por su error.
"Ahora tenemos que recuperarnos y prepararnos para un partido más difícil todavía con Inglaterra", manifestó. "Va a ser duro.
Dejamos escapar una gran oportunidad hoy".