Las frases del día en Sudáfrica-2010

Crédito: 
JOHANNESBURGO AFP

“Espero que sea una bonita final, técnica, con ritmo. Bajo mi punto de vista, España debe ganar, sería más fácil de digerir para nosotros nuestra derrota Si perdemos como en 2006 contra el campeón del mundo, podemos vivir mejor nuestra decepción”, declaró el mánager general del equipo alemán, Oliver Bierhoff, cuya selección fue eliminada por España en semifinales 1-0.

“Por historia, sí es verdad que ha habido grandes momentos en que la fortuna no ha estado de nuestro lado. Ahora, en esta época parece que nos estamos cobrando todos esos momentos amargos que hemos sufrido”, afirmó el central de la selección española Carlos Marchena, en referencia a las grandes decepciones sufridas por España a lo largo de su historia como las repetidas caídas en cuartos de final en Mundiales como México-1986, Estados Unidos-1994 o Japón y Corea del Sur-2002, entre otras.

“Sneijder es un grandísimo jugador, lo ha demostrado en todos los equipos que ha estado y sobre todo este año en el Inter. Tendremos que pararlo todos, estando muy juntos, que no tenga mucho tiempo para pensar, que no pueda poner balones en los huecos”, declaró el volante de contención de la selección española, Sergio Busquets.

“Si ganamos, lo celebrará mucha gente en Amsterdam y esto debería darnos mucho trabajo”, dijo Josje, una joven prostituta de la ciudad neerlandesa.

“Sería espectacular ganarle no sólo a Alemania sino al pulpo”, afirmó el seleccionador uruguayo Oscar Tábarez, después que Paul pronosticará un triunfo alemán el sábado contra Uruguay en el partido por el tercer puesto.

“Ese partido no saldrá de mi cabeza en mucho tiempo. Nadie está preparado para perder, fue una fatalidad”, dijo Dunga, al recordar la eliminación de Brasil en cuartos de final por Holanda 2-1.

“El colegiado Jorge Larrionda cometió varios errores en el enfrentamiento Serbia-Australia, que nos privó pasar a octavos de final. Es extraño que algunos reciban excusas tras errores flagrantes del arbitraje, mientras que otros tienen sanciones draconianas”, se quejó el seleccionador serbio, Radomir Antic, por la suspensión de cuatro encuentros por “comportamiento inadecuado”, impuesta por la FIFA, tras el último partido de la fase de grupos perdido 2-1 ante Australia, y dirigido por el uruguayo Larrionda.