Sudáfrica castiga antifútbol

Crédito: 
JOHANNESBURGO, AFP

Sudáfrica-2010, con tres equipos netamente ofensivos como España, Alemania y Holanda en semifinales y un Uruguay que mira para adelante, constatan la “muerte” del antifútbol, a imagen de eliminaciones tempranas de Italia, Francia, Grecia y Suiza, reyes de la defensa del Mundial.

La consagración de Grecia de la mano del técnico Otto Rehhagel en la Eurocopa-2004 con un juego ultradefensivo aprovechando al máximo los pocas chances con balón parado y algún contraataque esporádico habían encendido las señales de alerta para los estilistas del fútbol.
Dos años más tarde, la Italia supertrabajada de Marcello Lippi obtuvo su cuarto título mundial en Alemania-2006 basando su esquema en el “Muro de Berlín” liderado por Fabio Cannavaro, a la postre mejor jugador del torneo, frente a una Francia guerrera que atacaba con un solo hombre y Zinedine Zidane.
La fórmula del éxito parecía simple: defender, defender y si se puede, ganar aprovechando algún error del rival, al mejor estilo del viejo “catenaccio” italiano.
Pero la nueva ola ofensiva que renació en Cataluña con la filosofía de un Barcelona superofensivo que dio pie a la base de la “Roja” campeona de la Eurocopa-2008 cambió la tendencia.
El Mundial-2010 parece haber llevado a un cambio de sistemas tácticos que ha premiado a los elencos que salieron a buscar el triunfo, a imagen de España, Holanda, Alemania o incluso la vertiginosa Argentina de Diego Maradona.
“Morimos con la nuestra. El grupo estuvo muy bien y quizás influyó negativamente la cuestión física”, analizó Carlos Tévez, uno de los cinco hombres de ataque que puso Maradona ante la “Mannschaft”, en lo que algunos especialistas consideraron como un “suicidio”.

NO ARRIESGAN
Campeón mundial (Italia) y subcampeón (Francia), los que nunca arriesgaban, se iban en primera ronda. Inédito.
A su manera, el Chile ultraofensivo de Marcelo Bielsa, que le cambió la mentalidad de sus jugadores, hizo historia clasificándose primero y avanzando hasta octavos por primera vez en 12 años. Y Ghana, el más arriesgado de África, tuvo su premio con un boleto en cuartos y estuvo a un penal de las semis.
¿Premio para los que buscaron ganar y adiós sin pena ni gloria para el antifútbol?