Uruguay, optimista

Crédito: 
JOHANNESBURGO, AFP

Los jugadores de la selección de Uruguay buscarán dejar en alto el fútbol de América en la semifinal contra Holanda, mañana en Ciudad del Cabo, y no dudan sobre las chances de ganar su tercera Copa del Mundo en Sudáfrica-2010.

El volante del Mónaco de Francia Diego Pérez señaló que es “muy lindo” sentir que se representa a un continente”.
“Es una buena oportunidad para dejar bien representada a América. El fútbol es así, esta vez nos tocó a nosotros pasar y vamos a tratar de dejar bien parada a América”, declaró a la prensa el mediocampista, antes del viaje a Ciudad del Cabo.
Pérez lamentó, no obstante, que Argentina, Brasil, Paraguay y Chile hubieran sido eliminados, los tres primeros en cuartos de final y la 'Roja' en octavos, pues “todos veníamos haciendo una muy buena Copa.
El delantero Sebastián Abreu (Botafogo, Brasil) indicó por su parte que “ser el único equipo de América (en liza) es un orgullo, una responsabilidad”, y que “el sueño y la ilusión” de volver a alzar la Copa del Mundo siguen intactos”.
Los celestes descartaron que ser los únicos supervivientes de la zona implique una presión.
“Para nada sentimos presión, esto lo vivimos con tranquilidad y alegría”, expresó Pérez.
“Es un orgullo, yo personalmente no lo tomo como una presión extra. Ahora no solo estamos representado a un país, sino a todo el continente y esto lo llena a uno de orgullo”, subrayó el defensa Mauricio Victorino (Universidad de Chile).

Optimismo
El plantel remarcó su optimismo de cara al choque con la 'oranje' tras dejar en el camino, el viernes, a Ghana en un dramático encuentro que se definió por penales (4-2) luego del empate 1-1 en el tiempo reglamentario y el alargue.
“Quedan dos partidos para que nuestra selección pueda llegar arriba”, dijo Pérez, recordando que el onceno disputará una semifinal en el certamen mayor después de 40 años.
“Lo vivimos con alegría enorme, pero creo que esto lo vamos a disfrutar más adelante, hoy estamos con la cabeza metida en Holanda, partido a partido como lo hemos hecho desde el inicio”, manifestó el volante.
“En Uruguay para hacer historia hay que ser campeón del mundo; quedan dos finales, y es tan difícil como posible”, sentenció a su vez el defensa central y capitán Diego Lugano, en duda para el choque ante los holandeses por un esguince en la rodilla derecha.
Lugano se refería a los títulos planetarios obtenidos por la celeste en 1930 y 1950, en este último protagonizando el célebre 'Maracanazo'.

Los jugadores ponderaron las virtudes de Holanda, insistiendo empero que tienen potencial para ganar.
“Es una gran selección, con dinámica, exhuberancia física, un buen juego colectivo e individualidades de muy buen nivel. Pero humildemente creemos que tenemos argumentos futbolísticos para darle la pelea y poder pensar en la final”, comentó el 'loco' Abreu.
Pérez señaló igualmente que el adversario es “fuerte y difícil a nivel técnico”, pero apuntó que es un partido más” para Uruguay, al que definió como un equipo “capaz de conseguir cosas importantes”.