Uruguay y Paraguay salvaron a Latinoamérica al fallar los 'gigantes'

Crédito: 
PABLO SAN ROMÁN -JOHANNESBURGO, AFP

Uruguay, que llegó hasta semifinales y fue cuarto, y Paraguay, que logró entrar por primera vez entre los ocho primeros, fueron los dos grandes triunfadores latinoamericanos de Sudáfrica-2010 al fallar los gigantes Brasil, Argentina y México.

La selección celeste, que no llegaba tan lejos desde hacía 40 años, quedó en cuarta posición, igualando sus actuaciones de Suiza-54 y Brasil-70, aunque no puedo llevar adelante su sueño de lograr un tercer título mundial, al caer en semifinales contra Holanda (3-2).
El 'Maestro' Óscar Tabárez, el único técnico del Mundial que anunciaba sus alineaciones los días anteriores a los partidos, supo formar un equipo mezcla de jóvenes y veteranos, con los delanteros Luis Suárez y Diego Forlán, autor de cinco goles, como estrellas.
Junto a Uruguay, la otra formación latinoamericana destacada fue Paraguay, que había logrado en tres ocasiones llegar a octavos, y que esta vez se superó a sí misma alcanzando por primera vez los cuartos.
Pero la fortuna no le sonrió en su duelo contra España de cuartos de final, ya que Óscar Cardozo falló un penal cuando estaba avanzada la segunda parte, que de haberlo marcado podría haber sido decisivo para sellar el boleto entre los cuatro primeros.
Al final, España, ganó por 1-0 con un gol de David Villa en el minuto 83, lo que no evitó que el técnico de la Roja, Vicente del Bosque, reconociera que el equipo guaraní fue su rival más difícil en el Mundial.
Argentina y Brasil, históricamente las dos grandes bazas latinoamericanas en el Mundial, se marcharon a casa en cuartos de final al ser derrotadas respectivamente por Alemania (4-0) y Holanda (2-1).
La selección albiceleste, con un Diego Maradona inmaduro como técnico, no encontró el equilibrio necesario entre su débil defensa y un ataque explosivo, con Leo Messi y Gonzalo Higuaín.
"Esto es lo más duro que me tocó vivir, (...) a casi de cumplir 50 años, y estar al frente de tantos buenos jugadores, buenas personas, buenos profesionales. Esto es como una trompada de (el ex campeón mundial de boxeo) Muhamad Alí. No tengo fuerzas para nada", dijo Maradona tras la debacle.
Brasil, por su parte, pagó una mala tarde de su arquero Julio César y de su volante Felipe Melo, expulsado y autor de un gol en contra frente a Holanda -finalmente atribuido a Wesley Sneijder-, pero sobre todo fue víctima del fútbol defensivo de su técnico Dunga, que dejó el cargo tras el Mundial.
Después de que por primera vez en la historia, cuatro equipos sudamericanos alcanzaran los cuartos de final, llegó la criba en esa instancia, por lo que la región se despertó de un sueño ilusorio.
Chile, por su parte, después de estar ausente doce años del Mundial, hizo una buena primera fase, ganando a Honduras (1-0) y Suiza (1-0), consiguiendo su primera victoria desde el Mundial que organizó en su suelo en 1962.
Después cayó en primera ronda de forma honrosa ante España (2-1), en que acortó diferencias jugando todo el segundo tiempo con un hombre menos, cayendo de forma clara en octavos frente a Brasil (3-0).
México, que junto a Uruguay, también forma parte de los históricos latinoamericanos en los Mundiales, superó la primera ronda por quinta vez consecutiva, pero volvió a caer en octavos, igual que en Alemania-2006 ante Argentina, que se impuso por 3-1.
La selección azteca exhibió un buen fútbol y mostró al mundo a su nueva estrella, el rapidísimo Javier 'Chicharito' Hernández, pero no bastó para llegar a cuartos de final.
Tampoco le sonrió la fortuna a México, ya que cuando mejor estaba jugando contra Argentina, la albiceleste marcó un tanto en clarísimo fuera de juego de Carlos Tevez, que el árbitro italiano Roberto Rosetti no anuló.
Honduras, por su parte, que volvía a un Mundial tras España-82, cosechó dos primeras derrotas ante Chile (1-0) y España (2-0), para empatar en su despedida ante Suiza (0-0) y no irse de vacío. Ese empate sin goles eliminó a los helvéticos.
Al menos deja la impronta de ser el primer equipos con tres miembros de una misma familia en la historia de los Mundiales, gracias a los hermanos Palacios.
A nivel de jugadores, las decepciones latinoamericanas fueron Kaká, que tras una temporada horrible en el Real Madrid no se recuperó en el Mundial, y Leo Messi, que tuvo destellos pero se fue sin marcar un gol, mientras que las confirmaciones fueron Chicharito, el argentino Gonzalo Higuaín, que anotó cuatro goles, y los uruguayos Suárez y Forlán.
Tras este papel gris en Sudáfrica, que permitió a Europa ganar el título y colocarse en ventaja de títulos respecto a la Conmebol, la revancha puede llegar en Brasil-2014.