24 horas adicionales para rescatar víctimas del terremoto en Indonesia

11 de octubre de 2018 12:40 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Las autoridades indonesias ampliaron hoy 24 horas las labores de rescate de unas 5.000 personas que se estima están desaparecidas en la zona de la isla de Célebes asolada por el seísmo de magnitud 7,5 y el posterior tsunami del 28 de septiembre, el último plazo de esperanza para los familiares.

"Decidimos que hoy era el último día para la evacuación, pero por las peticiones (de las comunidades afectadas) las operaciones de rescate se han ampliado un días más", anunció en rueda de prensa en Yakarta el portavoz de la Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNPB), Sutopo Purwo Nugroho.

Aunque se dejen de buscar víctimas, un equipo de 15 profesionales se mantendrá a la expectativa por si se requiere el rescate de víctimas, señaló a Efe en conversación telefónica el portavoz en Palu de la agencia nacional de búsqueda y rescate (Basarnas), Yusuf Latif.

Los esfuerzos de los rescatistas no han podido obrar el milagro de encontrar supervivientes bajo los escombros desde hace más de una semana y los cadáveres cada vez son más difíciles de desenterrar debido a su avanzado estado de descomposición.

Como solución las autoridades han anunciado que convertirán los lugares más devastados, donde miles de víctimas descansan bajo barro y escombros, en zonas verdes y parques para la memoria.

Los lugares designados para recordar a las víctimas estarán situados en el barrio de Balaroa, y los pueblos de Petobo y Jono Oge, ubicados en la capital provincial de Célebes Central, Palu, y sus alrededores.

Además el Gobierno local aseguró que no se construirán nuevas viviendas en estos terrenos, que son vulnerables a nuevos terremotos por el tipo de suelo en el que se asientan.

Según estimaciones de jefes locales, unas 5.000 personas están sin localizar en el barrio Balaroa, en el oeste de Palu, y en el pueblo de Petobo, situado a 7 kilómetros al sureste del anterior, pero como no ha sido posible confirmar esta cifra el número oficial de desaparecidos es de 680.

Balaroa y Petobo fueron engullidas por la licuefacción del terreno, un fenómeno que ocurre cuando un fuerte seísmo sacude un suelo de tierra arenoso y con grandes bolsas de agua, consiguiendo que el terreno se hunda y libere una gran cantidad de barro.

Yusuf indicó que en estas dos zonas "todavía hay algunas (personas) que pueden ser encontradas en la superficie, pero si están enterradas es imposible".

La licuefacción también ocurrió en el pueblo Jono Oge, en el municipio Sigi y a unos 10 kilómetros al sur de Palu, donde el terreno fangoso ha dificultado las labores de la maquinaria pesada, a pesar del uso de excavadoras anfibias.

El gobernador de Célebes Central, Longki Djanggola, anunció que el periodo de respuesta de emergencia se extenderá hasta el 26 de octubre para reconstruir infraestructuras y atender a los más de 82.000 desplazados.

Longki señaló que tras esta fase comenzarán las labores para reubicar a los que han perdido sus hogares, sin que se conozca todavía el lugar destinado para este propósito.

"Mientras esperan a la reconstrucción de sus casas, serán acogidos en casas temporales en las que cabrá una o incluso dos familias", apuntó Sutopo.

Conforme al último dato oficial las víctimas mortales por el desastre se sitúan en 2.073, de las cuales cerca de la mitad han sido enterradas en fosas comunes para prevenir la aparición de epidemias, y los heridos graves están en 2.549.

La mayoría de los fallecidos (1.663) ocurrieron en Palu, la zona más afectada por el desastre y donde ya se han recuperado la mayoría de infraestructuras de electricidad, comunicaciones y combustible.

Las olas del tsunami alcanzaron los 11,3 metros de altura cerca de Palu, y 2,2 metros en partes del municipio de Donggala cercanas al epicentro, y el agua se adentró tierra adentro hasta 468 metros, según los últimos cálculos de la Agencia Indonesia de Meteorología, Climatología y Geofísica.

El desastre natural en Célebes es el peor que padece Indonesia desde el tsunami de 2004 en la isla de Sumatra, que mató solo allí 167.000 personas, y otras 60.00 personas en una docena de países bañados por el océano Índico.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Mundo

DE INTERÉS