Indicadores económicos
2017-10-19

Dólar (TRM)
$2.935,66
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,42
Euro
$3.449,10
UVR, Ayer
$252,00
UVR, Hoy
$252,00
Petróleo
US$52,04

Estado del tiempo
2017-10-19

marea

Marea min.: 0 cms.

Hora: 03:59

Marea max.: 21 cms.

Hora: 1:03

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.7 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-10-19

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
7 - 8
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Amenazas nucleares reviven temores del pasado

Tras la caída de la Unión Soviética en 1991, la era de las pesadillas nucleares _ la carrera de armas atómicas, los refugios antiaéreos en los patios, los escolares escondiéndose bajo los pupitres para practicar en el caso de un posible ataque _ parecían finalmente, y por fortuna, haberse disipado en la historia. Hasta ahora.

Para algunos de la generación de posguerra, los avances nucleares de Corea del Norte y la respuesta bélica del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, provocan recuerdos de una época en la que eran jóvenes y rezaban cada noche para despertarse al día siguiente. Para sus hijos, la crisis con Corea del Norte es una muestra de lo que fue la Guerra Fría.

"No estoy tan preocupado que no pueda dormir por las noches. Pero desde luego enciende las alarmas en Guam o incluso en Hawaii, donde podría haber una amenaza real", dijo Christian Zwicky, un banquero de 24 años de San Bernardino, California.

Los miembros de la generación de sus padres fueron entrenados para esconderse y ponerse a cubierto cuando las bombas llegasen. "Tal vez ese tipo de ejercicios deberían volver", agregó Zwicky.

No es lo suficientemente mayor como para recordar un popular anuncio de servicio público de la década de 1950 en el que una caricatura llamada Bert the Turtle enseñaba a los niños a meterse bajo sus pupitres por seguridad. Pero Zwicky lo vio tantas veces en sus clases de Historia en secundaria que puede tararear la pegadiza melodía del inicio.

"Yo lo recuerdo", dijo Scott Paul, un jubilado de 65 años de Los Ángeles. "Y también los simulacros que tuvimos en la escuela primaria, que eran algo bastante habitual entonces".

A sus 10 años, recordó Paul, se preguntaba de qué serviría esconderse bajo su pupitre si una bomba con potencia suficiente para destruir una ciudad caía cerca. De nada, le reconoció su maestro.

En aquella época había refugios antiaéreos en los patrios de las casas, y se convirtieron en una moda durante la crisis de los misiles de 1962, cuando se supo que los soviéticos había llevado proyectiles con cabezas nucleares a Cuba y los habían colocaron apuntando hacia Estados Unidos. Tras un tenso enfrentamiento de dos semanas entre el presidente John F. Kennedy y su homólogo soviético, Nikita Khrushchev, que algunos califican como el momento más proximo a una guerra nuclear en la historia, los misiles se retiraron y los refugios perdieron el interés del público.

Pero ahora parecen atravesar una nueva época dorada.

"Cuando Trump asumió el poder se doblaron nuestras ventas, y cuando comenzó a hacer declaraciones local recibimos muchas más órdenes", manifestó Walton McCarthy, de Norad Shelter Systems LLC en Garland, Texas. "Desde el año pasado hemos cuadruplicado nuestras ventas".

Su competidor, Atlas Survival Shelters de California, señaló que vendió 30 refugios en tres días la semana pasada. Durante su primer año de negocio, en 2011, solo comercializó 10.

Bill Miller, un director de cine de 74 ya retirado y que vive en Massachusetts, señaló que estos días son más tensos que la crisis de octubre de 1962.

"Creo que es un momento mucho, mucho más loco y da más miedo", apuntó. "Creo que la gente que estaba al mando en el gobierno de Kennedy lo tenía más controlado".

Nathan Guerrero, un estudiante de ciencias políticas de 22 años de Fullerton, California, coincidió en la valoración, apuntando que en sus lecciones de Historia aprendió que el ejemplo ideal para la resolución de una crisis es la forma en que el hermano y secretario de Justicia de Kennedy, Robert Kennedy, impulsó unas tensas negociaciones.

"Pero sabiendo la forma en la que se comporta el actual gobierno, no parece que están dispuestos a solventar los problemas de forma dramática", apuntó.

"Como persona joven, sinceramente, es bastante inquietante", continuó.

¿Ha pensado en construir un refugio en el patio?

"Estaría mintiendo si dijese que por mi mente no pasaron esas cosas locas", dijo sonriendo nervioso. "Pero en realidad no creo que tenga que empezar a buscar un búnquer todavía". En su lugar, se prepara para estudiar derecho e intenta "no pensar demasiado sobre ello".

Otros estadounidenses son más optimistas ante la posibilidad de una guerra nuclear. Rob Stapleton vive en Anchorage, Alaska, desde 1975, y es consciente de que Alaska ha sido considerado un posible blanco porque está en el radio de alcance de los misiles norcoreanos.

"Se ha comentado alrededor del barril de cerveza y estoy seguro de que Estados Unidos se lo está tomando en serio, pero no estamos demasiado preocupados por aquí".

Alaska es tan vasta y tiene a su población tan dispersa, señaló Stapleton, que él y sus amigos no pueden imaginar porqué Pyongyang perdería su tiendo atacando La Última Frontera.

"Es decir, estarían mandado una declaración, pero realmente no van a causar ningún daño".

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese