Emigrar para hacerse adultos, el ansia de muchos jóvenes árabes

24 de marzo de 2017 10:53 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Salir de casa de los padres y hacerse adultos es el afán que lleva a muchos jóvenes del Magreb y algunos países de Oriente Medio a querer emigrar, según una ambiciosa investigación publicada seis años después de la Primavera Árabe.

Desde el año 2014, centros de sondeos o organismos públicos entrevistaron a 10.000 jóvenes en cinco países árabes de la orilla sur del Mediterráneo: Marruecos, Túnez, Argelia, Egipto y Líbano.

El estudio responde a un pedido de la Comisión Europea, deseosa de conocer mejor a esta juventud que se levantó entre fines de 2010 y comienzos de 2011 contra los regímenes autoritarios de diversos países de la zona, que evolucionaron con suerte muy dispar.

Del estudio Sahwa ("despertar", en árabe) se desprende que "uno de cada cinco jóvenes en los países árabes analizados quiere emigrar", según el resumen del informe publicado este jueves por el Barcelona Centre for International Affairs (CIDOB), un centro de análisis independiente.

El dato asciende al 53% en el caso de Túnez, el país donde arrancó la Primavera Árabe.

Su motivación es en buena medida económica, ya que lo que buscan es mejores condiciones de vida y encontrar un empleo digno. Pero también su propio desarrollo como adultos.

"Los jóvenes hoy en día ven que no van a ser autónomos con cierta rapidez, en el sentido de tener un trabajo, de salir de la casa de los padres, casarse, esto hace un retraso en el ser adulto muy importante", comentó a la AFP Elena Sánchez Montijano, politóloga e investigadora en el CIDOB.

"En las entrevistas en profundidad, ellos mismos nos decían: 'cómo pretendes que no queramos emigrar teniendo en cuenta la situación en la que nos encontramos, si lo raro es que queramos quedarnos'", añade esta mujer que coordinó la investigación.

Por todo ello, dice, impera "un sentimiento general de frustración y de exclusión social" entre los jóvenes de estos países, en los que representan dos tercios de la población.
   
Jóvenes tunecinos "desesperados" 

El nivel de vida es el problema más citado (28%), seguido de la situación económica (22%), el empleo (12%) y el sistema educativo (10%).

En Argelia, "algo más de un cuarto de la juventud quiere emigrar", constata Nasereddin Hammouda, del Centro de Investigación Económica Aplicada al Desarrollo (CREAD) de Argel.

Lo llamativo es que "el hecho de llegar a la universidad refuerza el deseo de emigrar", añade Hammouda, contactado por la AFP en España.

En el vecino Túnez, "la situación económica se ha deteriorado aún más desde 2011, incluso para quienes tienen un nivel universitario alto, y eso frustra o incluso desespera a los jóvenes", abunda Fadhila Najah, responsable de la investigación en su país.

Tras la huida del presidente Zine El Abidine Ben Ali en enero de 2011 y las primeras elecciones libres ese mismo año, los jóvenes alumbraron la esperanza de verse más y mejor representados en la esfera pública.

Pero desgraciadamente, sucedió lo contrario, y ahora hay más personas mayores gobernándolos, detalla esta analista tunecina de datos de 32 años.

En una región desestabilizada por grupos yihadistas, también se hicieron preguntas relativas a la religión, aunque las respuestas están por analizarse en profundidad.

"A la cuestión de 'hasta qué punto te reconoces en las categorías siguientes', la primera identidad citada fue la nacionalidad -marroquí, libanés, etcétera. Y en segundo lugar, la religión", apunta Elena Sánchez Montijano.

Cuando se les preguntó sobre su tiempo libre, la actividad número uno era salir con los amigos, y la segunda ir a la mezquita. Un 18% dijo que va a rezar cada día.

En cuanto a los sistemas educativos, los perciben como "rígidos, demasiado teóricos y desconectados del mercado laboral".

Lo bueno, señala Hammouda, es que en Argelia por ejemplo las mujeres incitan mucho más a sus hijas a hacer estudios largos, y actualmente un tercio de las chicas jóvenes llega a la universidad, frente a menos de un 25% en el caso de los chicos".

Según un estudio precedente, realizado en el marco del proyecto Sahwa en 2012, en el caso de más de un tercio de los estudiantes argelinos uno de los padres o incluso los dos eran analfabetos.

La nueva movilidad social, espera Hammoudad, podría tener en lo venidero "un impacto en el funcionamiento de la sociedad".

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Mundo

DE INTERÉS