Pistolero en Virginia Tech mata a oficial y es hallado muerto

09 de diciembre de 2011 06:42 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Un hombre armado mató el jueves a un policía en el estacionamiento de la Universidad Virginia Tech y después fue hallado muerto cerca de allí, en un ataque inexplicable que estremeció al campus casi cinco años después de que fue el escenario del tiroteo más letal en la historia moderna de Estados Unidos. 
La balacera ocurrió el mismo día en que funcionarios del Virginia Tech estaban en Washington para luchar contra una multa del gobierno por su presunta mala gestión de la masacre del 2007. 
Antes de que estuviera claro que el atacante del jueves estaba muerto, la universidad aplicó las lecciones aprendidas durante la última tragedia, al cerrar el campus y advertir a estudiantes y profesores vía correo electrónico y mensajes de texto que permanecieran en los espacios interiores del plantel. 
El policía fue asesinado tras detener a un conductor por una infracción de tránsito. El pistolero, que no estaba involucrado en la infracción, llegó al estacionamiento y le disparó al oficial, dijo el sargento Robert Carpentieri. La policía no conocía el móvil. 
El oficial fue identificado como Deriek W. Crouse, un veterano del ejército de 39 años, casado y padre de cinco hijos que se unió a la policía del campus unos seis meses después de la masacre del 2007, informó la universidad. Anteriormente había trabajado con un jefe de policía local y en una cárcel. 
Un oficial que habló bajo condición de anonimato confirmó que el atacante estaba muerto, pero no dijo cómo falleció. 
Al parecer, el pistolero murió a menos de medio kilómetro del lugar de la infracción, en otro estacionamiento de la universidad, donde los funcionarios dijeron que un hombre fue hallado muerto cerca de un arma de fuego. 
En una conferencia de prensa, la policía no quiso confirmar si el segundo cuerpo era el del atacante, pero Carpentieri dijo “pueden leer entre líneas”. 
El tiroteo ocasionó que el tecnológico fuera cerrado unas cuatro horas. 
“Hoy, la tragedia golpeó una vez más al Virginia Tech”, dijo el presidente de la universidad, Charles Steger. “Nuestros corazones están rotos una vez más”. 
El oficial había servido en la policía del campus durante cuatro años. La policía estatal todavía investiga si el ataque se dirigió específicamente en su contra. 
La balacera del jueves estremeció el campus, donde a los estudiantes que se preparaban para sus exámenes se les dijo repentinamente que buscaran refugio. Agentes fuertemente armados recorrieron los terrenos de la universidad mientras caravanas de vehículos de fuerzas especiales y patrullas policiacas patrullaban la cercanía. 
“Mucha gente se asustó, en especial al principio”, dijo Jared Brumfield, un estudiante de primer grado de 19 años, quien se encerró en el Centro Estudiantil Squires desde aproximadamente la 1:30 p.m. 
La universidad envió actualizaciones aproximadamente cada 30 minutos, independientemente de que tuvieran alguna información nueva, señaló Mark Owczarski, portavoz de la escuela. 
“Es una locura que alguien haga algo así con todo lo que ocurrió en el 2007”, comentó Corey Smith, estudiante de segundo grado de 19 años, quien se dirigía a un comedor cercano al sitio de uno de los tiroteos. 
La balacera ocurrió poco después de la conclusión de una audiencia en la que el Virginia Tech apeló contra una multa de 55.000 dólares impuesta por el Departamento de Educación federal en relación a la respuesta de la universidad al sangriento ataque del 2007. 
El departamento dijo que la escuela violó la ley al esperar más de dos horas después de que dos alumnos fueron asesinados a balazos en su dormitorio para enviar una advertencia por correo electrónico. Para entonces, el estudiante Seung-Hui Cho estaba encadenando las puertas de un edificio de salones donde mató a 30 personas más antes de suicidarse. 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Mundo

DE INTERÉS