Indicadores económicos
2017-04-28

Dólar (TRM)
$2.944,31
Dólar, Venta
$2.830,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,48
Euro
$3.203,70
UVR, Ayer
$249,03
UVR, Hoy
$249,07
Petróleo
US$48,97

Estado del tiempo
2017-04-28

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 17:13

Marea max.: 23 cms.

Hora: 00:30

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 21 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-04-28

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 3
Taxis
1 - 2
Motos
S/M

Un niño que murió en vuelo M17 de Malaysia Airlines presintió su muerte

En la recámara de una casa cercana a Ámsterdam, Miguel Panduwinata le preguntó a su madre: "Mamá, ¿te puedo dar un abrazo?".

Samira Calehr abrazó a su hijo de 11 años, que durante días había mostrado agitación y la había bombardeado con preguntas acerca de la muerte, de su alma, de Dios. La mañana siguiente dejaría a su hijo Miguel y a su hermano mayor Shaka en el aeropuerto para que tomaran el vuelo 17 de Malaysia Airlines, la primera etapa de su viaje a Bali para visitar a su abuela.

Su hijo - normalmente de buen humor, acostumbrado a viajar - debería de estar emocionado. Su maleta plateada estaba lista en la sala. Le esperaban paseos en moto acuática y práctica de surf en el paraíso, pero algo estaba fuera de lugar. Un día antes, mientras jugaba fútbol, Miguel preguntó: "¿Qué forma de morir escogerías? ¿Qué le pasaría a mi cuerpo si estuviera enterrado? ¿Sentiría algo si nuestras almas regresan hacia Dios?".

La noche previa a su viaje, Miguel se negaba a dejar de abrazar a su madre.

Va a extrañarme, se dijo Calehr. Así que lo tendió a su lado y lo abrazó toda la noche.

La mañana siguiente, Samira Calehr y su amiga Aan llevaron a sus hijos al tren que va hacia el aeropuerto. En el camino iban bromeando y reían. Shaka, de 19 años, recién había terminado el primer año de sus estudios de ingeniería y prometió vigilar a Miguel. Su otro hermano, Mika, no pudo conseguir un asiento en el vuelo 17 y volaría a Bali al día siguiente.

Al momento de registrarse en el vuelo, Calehr hizo los últimos arreglos en el equipaje de sus hijos. Shaka, por su parte, se acordó de que no había puesto calcetines en su maleta. Su madre le prometió que le compraría unos y se los enviaría con su hermano Mika.

Finalmente llegaron al control de pasaportes. Los niños se despidieron de su madre y se encaminaron a la aduana pero Miguel volvió sobre sus pasos y abrazó a su madre. "Mamá, te voy a extrañar", dijo. "¿Qué pasaría si el avión se estrellara?".

¿Por qué habrá dicho eso?, se preguntó ella.

"No digas eso", le respondió abrazándolo. "Todo estará bien".

Shaka trató de tranquilizar a ambos. "Yo lo cuidaré", le dijo a su madre. "Es mi bebé".

Vio a los dos niños alejarse pero Miguel seguía volteando hacia atrás, donde estaba su madre, con mirada triste.

Luego los dos se perdieron de vista.

El vuelo 17 despegó alrededor de las 12.15 pm en un viaje que debía durar 11 horas y 45 minutos.

Sólo duró dos.

Calher acababa de comprar los calcetines cuando el teléfono sonó. Era su amiga Aan. "¿Dónde estás?", gritó su amiga. "El avión se estrelló".

Apenas pudo llegar a su casa, donde se desmayó.

Calehr sigue pensado en lo que habría pasado si las cosas se hubiesen dado de otra forma, las premoniciones, la comprensión de que el mundo que conocía se ha vuelto extraño en un abrir y cerrar de ojos. Ahora piensa en cómo su hijo al parecer sintió que su tiempo en la tierra se acababa. Se imagina un futuro que nunca ocurrirá: el deseo de Shaka de ser ingeniero se desvaneció. El de Miguel, de ser piloto de carreras, también se ha ido.

¿Qué sabía él? ¿Cómo ella podría haber sabido algo?

"Debí haberlo escuchado", dice suavemente Samira Calehr. "Debí haberlo escuchado".
 

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

CASUALIDAD?

LAS CASUALIDADES NO EXISTEN, LO QUE EL NIÑO SENTIA HORAS ANTES ES PRODUCTO DE NUESTRO SEPTIMO SENTIDO EL CUAL IGNORAMOS CONSTANTEMENTE SIN QUE NOS TOMEMOS UN SOLO SEGUNDO PARA MEDITAR ESO QUE SE NOS MUESTRA EN LA REALIDAD QUE NO PODEMOS VER PERO SI SENTIR. Q.E.P.D.

ES ESTO LO OCURRIDO:

Nadie presiente el mal, siempre que subimos un avión tenemos malos presentimientos: "se puede accidentar" y si fuera por hacerle caso al presentimiento, producto del temor a la exposición, nunca subiéramos a los aviones. Desafortunadamente existen en la tierra gentes sin conciencia que les quita la vida a otras personas, son seres desalmados. Era un avión que no sufrió averías propias, fue derribado por la maldad de algunos seres.

Presentimiento de la muerte.

Yo creo firmemente que los seres vivos, - no solo los hombres - presienten su final. Esto no tiene nada de raro, ni de oculto. Hace parte de las capacidades y de los sentidos con los que estamos dotados los seres. Pero no debía sufrir tanto la madre de no haber escuchado o leído las señales, a pesar de que difícilmente uno se puede liberar de esas autocríticas. Así ha ocurrido siempre y seguirá ocurriendo hasta el final de los días. Sin embargo la historia me conmovió solo de pensar en esa tristeza inexplicable que debió sentir el niño en aquellos días, y el dolor de su madre desde ese día y hasta su muerte preguntándose una y otra vez porque no tomó una decisión para evitar el viaje. Deseo para esa familia que encuentre en paz.