Indicadores económicos
2017-05-23

Dólar (TRM)
$2.895,12
Dólar, Venta
$2.800,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,51
Euro
$3.254,98
UVR, Ayer
$249,92
UVR, Hoy
$250,03
Petróleo
US$50,73

Estado del tiempo
2017-05-23

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 13:58

Marea max.: 25 cms.

Hora: 21:39

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 13 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-05-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
3 - 4
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Buenos criterios



Los cristianos poseemos razones propias para basar un comportamiento ecológicamente responsable en esta coyuntura. Nuestra fe nos enseña que Dios transportó la creación del caos al cosmos, del desorden a la belleza. Y dijo Dios: esto es bueno. Puso al ser humano en el jardín del Edén para que lo cultivara y guardara. Cultivar es cuidar y favorecer el crecimiento, y guardar es proteger y asegurar la continuidad de los recursos; hoy decimos, garantizar un desarrollo sostenible. Pero vayamos a los criterios para la acción que se nos reclaman hoy.

Lo primero, rehacer la conexión rota con la naturaleza para gozar de su belleza y grandeza. Dice el libro de la Sabiduría: “Señor, tu amas a todos los seres y a todos los conservas porque te pertenecen, oh soberano amante de la vida”. (11,24 y 26).

Lo segundo es tener claro que el milagro en el Canal del Dique no es multiplicar los panes, sino que los que hay alcancen para todos. Ello se logra si acertamos poner a la persona precisa detrás de las buenas ideas que construimos. Personas que luchen por esas ideas y vayan con ellas hasta el final. La recuperación del Canal del Dique y del sur de Bolívar será mediante decisiones políticas acertadas, de ciudadanos responsables comprometidos con su entorno y de la convicción profunda de hacer hasta lo imposible para no repetir lo que sucedió. Este es el tapón para el hueco de la corrupción.

Lo tercero es reconocer que cuanto hagamos nunca deberá estar al servicio de un proselitismo denigrante. La postura cristiana la expresa San Juan Crisóstomo: “¡Basta con la necesidad para que el pobre sea digno! No demos limosna al buen comportamiento, sino al hombre. No nos compadecemos de la virtud, sino de la desgracia. Y eso para que nosotros también alcancemos de Dios abundante misericordia, nosotros que somos tan indignos de su benignidad”.

Lo cuarto es reconocer que nuestro acompañamiento no ha de intentar apagar el clamor de las familias damnificadas que lo perdieron todo. Es necesario salvaguardar los derechos de las personas con dos acciones bien precisas: organización comunitaria para la veeduría de las ayudas y participación comunitaria en la construcción de las propuestas. Su saldo pedagógico será la confianza en la construcción y la transparencia en la ejecución.

Y por último, evitar que nuestra ayuda fomente la pereza en personas y comunidades. No a la dependencia. No a la victimización. Son ciudadanos y no beneficiarios. Son interlocutores y no destinatarios. Pienso que todo debe estar ordenado hacia los planes de desarrollo municipal y departamental. Estos han de ser la muestra de una política pública centrada en proyectos integrales y organización social comunitaria. Sólo así favoreceremos nuevas condiciones de vida como garantía de sostenibilidad.

*Director del Programa de Desarrollo y Paz del Canal del Dique.

ramaca41@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese