Venezuela: la rebelión de los ricos.

23 de mayo de 2017 12:04 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Luego de leer el artículo de Mark Weisbrot en el influyente periódico del Reino Unido, The Guardián , titulado “La verdad sobre Venezuela: una revuelta de la gente acomodada, nada de campaña de terror”, quedo más convencido del gran daño que la tendencia de moda de la posverdad le está haciendo a la sociedad, sobre todo a la democrática.

Se dice que este término de posverdad fue acuñado por primera vez en 1992 por el dramaturgo serbio-estadounidense Steve Tesic, y se define como “mentira emotiva  que describe la situación en la cual, a la hora de crear y modelar opinión pública, los hechos objetivos tienen menos influencia que las apelaciones a las emociones y a las creencias personales”. Y según el prestigioso diccionario de Oxford la define como “el fenómeno que se produce cuando los hechos objetivos tienen menos influencia en definir la opinión pública que los que apelan a la emoción y a las creencias personales”.

Se plantea que entre la verdad y la mentira existe un territorio de aguas turbias, que es el que están aprovechando los apologistas del odio y de la guerra para pescar incautos, especialmente en el campo social, político y religioso, ya que la posverdad borra la frontera entre la verdad y la mentira, y crea una tercera categoría, en la que un hecho ficticio es aceptado de antemano por el simple hecho de encajar en nuestros esquemas mentales.

Es la cultura del todo vale para posesionar una idea, y en eso la televisión y la prensa al servicio de los poderosos hacen bien su trabajo. Esto es lo que desenmascara Weisbrot en su interesante crónica publicada en The Guardián sobre el caso de Venezuela. No es ningún misterio que él haya visto lo que no quieren  ver los grandes medios de comunicación del mundo, porque como él mismo lo dice, esos “son financiados por los ricos, por los grandes propietarios e incitados por el departamento de Estado norteamericano”.

Es la revuelta de la gente rica, de los barrios Los Palos Grandes y Altamira, los que van a las protestas con zapatos de 300 dólares y en Jeep Grand Cherokee contrastando con los marginados  y zarrapastrosos de Pinto Salinas y José Félix Rivas, en Petares, el barrio más grande de América Latina. Pero, como nos decía Platón en su famoso mito de la caverna: la verdad es independiente de nuestras opiniones. Estará siempre ahí, aunque nadie crea en ella. La verdad es la verdad y algún día tendrá que prevalecer.
 


Nombre:ANDRÉS

Apellidos:A. PÉREZ

Cédula:C.C.No.9053.941.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Buzón

DE INTERÉS