Indicadores económicos
2018-07-17

Dólar (TRM)
$2.868,96
Dólar, Venta
$2.820,00
Dólar, Compra
$2.710,00
Café (Libra)
US$1,32
Euro
$3.362,42
UVR, Ayer
$259,39
UVR, Hoy
$259,43
Petróleo
US$71,84

Estado del tiempo
2018-07-18

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 10:30

Marea max.: 15 cms.

Hora: 17:48

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 8 a 22 kms/h

Temp. superficial del mar: 29 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.6 a 2.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2018-07-17

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

7 - 8
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Acoso sexual

NICOLÁS PAREJA BERMÚDEZ

Por: NICOLÁS PAREJA BERMÚDEZ

7 de Diciembre de 2017 12:00 am

Importante la apertura internacional a la discusión sobre el acoso sexual, dadas las revelaciones de casos escandalosos en Hollywood, en la TV, o en el Congreso de Estados Unidos; y la lista crecerá en los próximos meses. Son desvelamientos de años de acoso de hombres poderosos contra mujeres con alguna clase de subordinación o aspiración profesional, y que callaron por físico miedo, o por temor a represalias laborales, o por ver frustradas sus expectativas de ascenso profesional; en fin, por las razones contadas en distintos medios noticiosos, pero que no alcanzan a explicar cómo es que algo tan grave, tan extendido, se pudo guardar con tanta discreción por tanto tiempo.

Sobre la violencia de género es más claro el asunto: tal como lo definió Eduardo Galeano, “el miedo de la mujer a la violencia del hombre, es el espejo del miedo del hombre a la mujer sin miedo”. Por eso, dentro de este tipo de violentos, no hay más que un cobarde infame. Y las huellas de esa violencia son más factibles de identificar cuando la mujer o algún conocido denuncia tales agresiones. Pero la cosa cambia cuando es el mero acoso sin violencia física, sin huellas materiales, sino pura agresión moral o psicológica.

Y es más álgido, digo, por cuanto en nuestra cultura hay una difusa línea divisoria entre la galantería o el piropo viril pero respetuoso, de la insinuación o coerción sexuales indebidas en ambientes laborales o profesionales. ¿Cuándo ésa expresión galante es una agresión a la libertad o a la dignidad de la mujer? ¿Cuál es la línea entre la normal coquetería que brota de la propia naturaleza femenina -que nunca debe ser recibida como una insinuación-, de aquella conducta intencional de provocar al hombre? Y es que esos límites no parecen claros cuando se dan tantas denuncias de estos casos. Algo no está bien en la comprensión de las relaciones profesionales entre jefes y subordinadas, y entre compañeros de trabajo.

Cualquier mujer en posición de inferioridad frente a un jefe o compañero, tiene menor capacidad de ejercer su derecho a consentir o rechazar esas insinuaciones vedadas. Por eso, se abre camino una nueva visión, en donde no sólo se exigiría un claro consentimiento femenino, sino que sólo sería admisible aquel consentimiento que se revele antes de esas expresiones, lo cual requiere superar la cultura en la que los hombres consideran el sexo con el menor compromiso posible. Por esto, se propone que valores como el pudor y el respeto vuelvan a ser parte sustancial del ambiente laboral. No hay duda que habrá que hacer un esfuerzo enorme por reeducarnos a todos hacia una mejor manera de comprender la sexualidad.

*Abogado
npareja@np-asociados.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese