Alcances de una propuesta

17 de octubre de 2017 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Los gremios económicos locales probablemente impulsarán la propuesta reciente del empresario y columnista Jorge Enrique Rumié, de hacer un pacto público privado que le permita a los gremios el manejo total de la Secretaría de Educación Distrital (SED)- por los próximos 20 años, para que “quede despolitizada y podamos convertirla en la institución élite para ayudar a los más necesitados”.

Rumié es uno de los pocos empresarios locales que ha liderado procesos participativos orientados a transformar las costumbres políticas, aunque logrando más frustraciones que satisfacciones personales. Su compromiso con la ciudad y su sentido de la responsabilidad social es real, por lo que sus buenas intenciones no se ponen en duda, pero la propuesta motiva la necesaria discusión pública.

La iniciativa se sustentaría en la exitosa experiencia entre 2006 y 2007, cuando la Fundación Mamonal llegó a un acuerdo con el entonces alcalde Nicolás Curi Vergara, para que Roxana Segovia asumiera en su representación la SED y liderara, como en efecto lo logró, una importante transformación de la dependencia y del sector. No obstante, en esta oportunidad los propósitos parecen ser de mayor alcance y en la forma como está planteada la propuesta ofrece riesgos para la ciudad y para el propio empresariado.

La premisa de manejar la educación con los “criterios de eficiencia del sector privado” no garantiza en sí misma que sea lo mejor para el futuro de la ciudad, dado que para la lógica empresarial, la eficiencia se mide en lucro y no necesariamente en desarrollo social. De igual manera el factor motivante de “despolitizar” la educación para convertirla en “empresa eficiente”, podría leerse como una “conquista salvadora” de los empresarios, mientras que el resto de las dependencias públicas siguen cooptadas por los políticos, como sinónimo de desgreño y corrupción. ¿Acaso en el sector privado no existen esos flagelos?

Para contribuir al necesario debate, consulté a la ex secretaria de Educación y directora de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, seccional del Caribe, Roxana Segovia, quien dice enfáticamente: “zapatero a tus zapatos, es absurdo pretender entregarle al sector privado una secretaría que debe ser modelo de gestión pública, honesta e independiente de la politiquería tradicional y para eso bienvenidas las alianzas, pero lo público debe mantenerse”.

Por su parte el secretario Jaime Hernández Amín considera que “Todo privado implicaría un enfoque lucrativo que pone en riesgo la garantía de un bien público y un derecho fundamental”; estima que una fórmula intermedia puede ser ideal.

El debate tiene de positivo poner en la agenda pública a la educación como propósito de transformación social y será más constructivo si se desarrolla de manera incluyente.

 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS