Indicadores económicos
2017-04-23

Dólar (TRM)
$2.868,89
Dólar, Venta
$2.835,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,52
Euro
$3.069,13
UVR, Ayer
$248,80
UVR, Hoy
$248,84
Petróleo
US$49,62

Pico y placa
2017-04-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Álvaro: 21 años de impunidad

JOSÉ FÉLIX LAFAURIE RIVERA

Por: JOSÉ FÉLIX LAFAURIE RIVERA

6 de Noviembre de 2016 12:00 am

Año a año llevamos la cuenta de la impunidad que cubre el asesinato de Álvaro Gómez Hurtado, el 2 de noviembre de 1996. Así como el régimen que denunció en vida le cerró los caminos a la presidencia, también encerró en un laberinto el proceso de su asesinato, para que la verdad nunca se conozca, para que los culpables sigan por ahí, haciendo y deshaciendo, avergonzando la majestad de la justicia, una de las banderas de Álvaro Gómez y, fatalmente, el derecho póstumo que le fue negado, y que hoy reclaman su familia y el país.

Para mí, el verbo morir debería tener solo su forma reflexiva, porque la gente debe “morirse”, no que la maten. Para mí, el asesinato debería ser delito imprescriptible y de lesa humanidad por definición, porque toda vida segada por la violencia lesiona el concepto de humanidad.

Pero la necesidad del ser humano de clasificar todo para poder entenderlo, determinó unas condiciones para el delito de lesa humanidad, que se cumplen a cabalidad en el caso de Álvaro Gómez, como en el de Luis Carlos Galán y en otros que el país conoce, porque hicieron parte del ataque sistemático del narcotráfico, que en esa época aciaga de la historia nacional infiltró al régimen que debía combatirlo y pretendió doblegar por el terror a la sociedad colombiana. 

Por el reconocimiento de ese escenario histórico incuestionable, por la condición misma de la persona de Álvaro Gómez, por su importancia en la historia del país en el siglo XX y por su proyección -no en vano fue uno de los padres de la Constitución del 91-, su magnicidio, como el de Guillermo Cano o el de Rodrigo Lara, no es un asunto que afrente solamente a la familia Gómez o al partido conservador; entenderlo así ha sido una mezquindad de la Fiscalía. Este es un asunto que afrenta al país y a sus instituciones democráticas, las que, por fuera del entorno hogareño de Margarita, de sus hijos y de su hermano Enrique, fueron el espacio vital de Álvaro Gómez, la razón de su existencia. A ellas entregó toda su vida y por ellas la perdió.

La perdió porque su talante de honestidad personal e intelectual lo colocó, indefectiblemente, en la oposición al régimen, entendido como ese sistema de vasos comunicantes, de puertas falsas y madrigueras donde se esconde la corrupción, la justicia se refunde, las instituciones se destruyen, y en donde las ideas y la dignidad son mercancía negociable.

Álvaro Gómez fue un gran pensador, doctrinario para muchos, sobre todo en estos tiempos, en que la defensa de las convicciones es mal vista porque se atraviesa a los intereses de ocasión de la política.

Álvaro Gómez fue un hombre culto y universal, escritor magnífico y conversador ameno, con esa particular gestualidad que quedó grabada en mis recuerdos de largas horas de tertulia. Su memoria no merece el olvido; su sacrificio no merece la impunidad.  

*Presidente Ejecutivo de Fedegán
@jflafaurie

 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

HAY QUE PONERLE FRENO A LA CRIMINALIDAD Y EL SECTARISMO

En Colombia se viene dando un fenómeno inhumano, de gran proporción y es la de tratar de buscar la paz, por medio de la violencia o la confrontación; eso solo genera mas violencia,eso es matemático.

LA JUSTICIA SE DEBE EJERCER SIN ODIOS PERO CON COHERENCIA

Cuando se juzgan los delitos de lesa humanidad,es procedente aplicar justicia con toda severidad,pero cuando quien delinque,se somete al imperio de la ley prima la justicia transicional con equidad.

QUIEN APOYA LA CRIMINALIDAD SOLAPADA. NO PUEDE SER JUEZ

Muchos bandidos del sector político y gremial, apoyaron el paramilitarismo, no clamaban justicia, sino muerte a los guerrilleros y "los sospechosos" de apoyarlos, "por aliados del terrorismo".

¿CUANTOS CRÍMENES ORDENARON URIBE Y SUS SECUACES?

Jaime Garzón tuvo la osadía de denunciar a los agentes del Estado, que cometían crímenes atroces;en esto hay terroristas de diferentes tendencias, "la FARC,LOS PARACOS Y EL ESTADO: "LOS PEORES"