Indicadores económicos
2018-04-23

Dólar (TRM)
$2.799,45
Dólar, Venta
$2.778,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,38
Euro
$3.425,96
UVR, Ayer
$257,08
UVR, Hoy
$257,15
Petróleo
US$68,64

Estado del tiempo
2018-04-24

marea

Marea min.: -17 cms.

Hora: 13:39

Marea max.: 16 cms.

Hora: 06:44

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.3 a 2.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 34 ºC

Pico y placa
2018-04-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

3 - 4
Taxis
9 - 0
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Blindaje de hojalata

RAFAEL NIETO LOAIZA

Por: RAFAEL NIETO LOAIZA

15 de Octubre de 2017 12:00 am

No hay “blindaje”. Fracasaron de manera estruendosa las pretensiones autoritarias del Gobierno y de las Farc de introducir en el texto constitucional el pacto entre Santos y la guerrilla y de hacer inmodificable su contenido.

Los firmantes pretendían que todo el pacto fuera automáticamente parte de la Carta Política o, en la mejor de las hipótesis, solo “los contenidos […] que correspondan a normas de derecho internacional humanitario o derechos fundamentales definidos en la Constitución y aquellos conexos con los anteriores”, y que en consecuencia, fueran “obligatoriamente parámetros de interpretación y referente de desarrollo y validez de las normas y las leyes de implementación y desarrollo del Acuerdo”. La Corte “determinó que la incorporación del Acuerdo al ordenamiento jurídico exige su implementación normativa por los órganos competentes y de conformidad con los procedimientos previstos en la Constitución para el efecto”.

En otras palabras, el pacto con las Farc no hace parte de la Constitución y cada aspecto que se quiera introducir al ordenamiento jurídico requiere o una reforma constitucional específica o una ley o decreto. Así lo ratifica la Corte cuando resalta que “durante el trámite legislativo en la ponencia para segundo debate en la Cámara, se dijo que el acuerdo final “(...) no entra al bloque de constitucionalidad, y, en consecuencia, iii) no se incorpora el Acuerdo Final al ordenamiento jurídico colombiano”.

De esta manera, la Corte rescata la Constitución del 91, destaca el carácter político del pacto, y obliga al Gobierno a pasar por el Congreso cada vez que quiera que algo del acuerdo sea introducido al ordenamiento jurídico. De paso, se desecha el deseo absurdo de las Farc de que el pacto fuera considerado como un tratado internacional o, en su defecto, como un acuerdo especial del derecho internacional humanitario, acuerdos que, no sobra recordarlo, en todo caso no son tratados internacionales.

Por último, la Corte no dice en ninguna parte de su comunicado que, hechas las reformas constitucionales o expedidas las leyes y decretos que introduzcan partes del pacto en el ordenamiento jurídico, después tales reformas, leyes o decretos no pueden ser derogados o modificados. No podía ser de otra manera. Primero, porque Colombia sigue siendo una democracia y no una dictadura, aun con la mancha de la trampa al triunfo del No en el plebiscito. La pretensión de que lo pactado no pudiera ser modificado de ninguna manera en los próximos doce años era claramente totalitaria. Después, porque la Constitución no admite normas pétreas, normas no susceptibles de cambio alguno. Todo puede ser modificado, bien por el Congreso, o, en el caso de los pilares constitucionales, por un referendo o una asamblea constituyente. En derecho las cosas se deshacen como se hacen.

El supuesto “blindaje” no es de acero o granito. Es, como habíamos dicho, de hojalata.

Rafael Nieto Loaiza
 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Acuerdo político no jurídico

Nieto, fue UN ACUERDO; tu patrón Uribe, sí celebró un PACTO CON LOS SOCIOS DE DELINCUENCIA DE USTEDES. LOS PARAMILITARES
En todo caso, el acuerdo tiene como núcleo esencial, lo político

Fundamentalismo recalcitrante

La mezquindad de tu corazón y la de los de tu laya; no los dejar ver las bondades del acuerdo, que te repito; es un asunto político. Con circunloquios, legales, quieren evitar su derrota política

Asunto esencialmente político

Nieto, EL ACUERDO CON LAS FARC, ES LA ÉTICA DE LA CONSERVACIÓN DE LA VIDA, DE LA PAZ Y CONSECUENTEMENTE DE LA CONVIVENCIA. SU IMPLEMENTACIÓN ES UN ASUNTO DE MORALIDAD NACIONAL...

Dilema aparente

Prefiero un acuerdo jurídicamente violador de las leyes, con tal que salve vidas, genere paz y convivencia. Que uno jurídicamente perfecto, pero que permita la continuidad de la muerte...

Por lo menos inhibe a los guerreristas

esta decisión implica que no sería posible para un próximo gobierno “hacer trizas el Acuerdo” ni modificar lo ya implementado. la Corte Constitucional tendría que hacer su revisión a las reformas.

Blindaje

https://www.laopinion.com.co/colombia/acuerdo-de-paz-con-farc-quedo-blindado-para-los-proximos-tres-gobiernos-141768#OP

Colombia es un estado de Derecho

En derecho, así como las cosas se hacen, así mismo se deshacen, estamos en un pais de leyes, la Constitucion Política de Colombia dice en su articulo 1 que Colombia es un estado social de derecho..

Blidaje

Como es posible que personas piensen que el blindaje a los acuerdos es paz,las personas que estan de acuerdo con la guerrilla les parece algo bueno pero no piensan que todo es a favor de la guerrilla,