Buenas noticias

12 de junio de 2009 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Como cartagenero estoy satisfecho con los logros de la Alcaldesa en los primeros dieciocho meses de su administración. El primer año puso orden en las diferentes dependencias, gestionando ayudas nacionales y recaudando recursos locales para lo más urgente. Diez meses después de describir mi visión de la Cartagena del Bicentenario, vislumbro luces que me permiten reafirmar las esperanzas concebidas al escuchar de sus labios las ayudas que había conseguido del Gobierno nacional y el programa de gobierno sometido a la aprobación del Concejo. Los programas sociales de Familias en Acción y el Plan de Emergencia Social Pedro Romero se cumplen satisfactoriamente, aunque deberían ser menos paternalistas y propiciar la independencia de sus beneficiarios. Los servicios públicos mejoran a ojos vista. Se dotó de alcantarillado a Olaya Herrera y a la populosa zona suroriental que carecía de este servicio. Se llevó agua potable a Pontezuela y Bayunca. El Gobierno nacional financió los veinte mil millones de pesos para servicios públicos en la “Ciudad del Bicentenario” y comenzaron los trabajos para la construcción de las quince mil viviendas de interés social allí que ayudará a quince mil familias pobres a mejorar ostensiblemente su nivel de vida y a gozar de techo propio. Viene de Noruega la tubería para culminar los trabajos del Emisario Submarino, el cual funcionará a finales de este año. Mejorará notablemente el aire que respiran los vecinos de la Ciénaga de la Virgen con enormes beneficios para su salud y recreación. Más tarde la Ciénaga se hará navegable y ofrecerá un paisaje espectacular a su vecindario. Edurbe recibió los informes que esperaba de la Universidad de Cartagena para poder iniciar los trabajos en los caños y lagos de la ciudad, que convertirán a Cartagena en la Venecia de Suramérica. Las obras de Transcaribe recuperaron un ritmo más acelerado, lo que le permite esperar que se puedan culminar antes del 11 de noviembre del 2011. La doble calzada de la Cordialidad avanza aceleradamente. Y se inició la doble calzada de la vía del mar que ojalá se trasladen pronto a la construcción del túnel que la unirá con el Puente Romero Aguirre para resolver los atascos graves que ocurren allí. Se limpiaron los canales pluviales con lo que se logró que no se inundaran los barrios populares como en años anteriores. Se rescataron para el Distrito el Edificio de las Empresas Públicas y la Islita frente al Mercado de Bazurto, y se inició la construcción de la Vía a Barú. Silvana Giaimo, presidente ejecutiva de la Cámara de Comercio, propuso a la Alcaldesa invertir los primeros diez mil millones de pesos en la revitalización del Centro Histórico y se responsabilizó al arquitecto historiador Alberto Samudio de las obras. Se inició la construcción del megacolegio de Flor del Campo y se obtuvo la concesión de la Dimar para el terreno donde la nación levantará el megacolegio vecino a la Vía Perimetral. Muchos buenos ciudadanos encabezados por Giorgio Araújo tomaron en serio la divisa “el Alcalde somos todos” y desarrollan una hermosa tarea cívica para involucrar a muchas personas y empresas en embellecimiento y limpieza de la ciudad. “La unión hace la fuerza”. La confianza de la gente en las autoridades genera autoestima en el pueblo. Algo muy importante empieza a surgir en Cartagena. talarame@hotmail.com

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS