Cómo leer encuestas

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Por estos días se escuchan muchas críticas a las encuestas electorales. Curiosamente, dichas críticas provienen con frecuencia de simpatizantes de las candidaturas a las que no les va tan bien en las mediciones.

Si bien la duda es llave de la razón, también es preciso no contribuir a la destrucción irracional de la confianza en las instituciones de producción y difusión de información y conocimiento en las democracias. Ese camino solo lleva hacia el triunfo de los populismos tribales.

Para no sucumbir a la sinrazón del embrujo anticientífico, hay que tener en cuenta tres claves. Primero, el tamaño importa, pero no es lo que más importa. Si una encuesta se hace con tan solo mil y pico o algunos miles de personas, no quiere decir que no sea representativa de toda la población. Lo que hay que mirar con más atención es si la composición de la muestra, en términos de sexos, edades, regiones, estratos, etc., coincide con la composición de la población.

Segundo, es clave mirar cuándo se hizo la encuesta. Si se hizo justo después de las consultas interpartidistas, por ejemplo, es normal que las personas encuestadas tengan más en mente a los candidatos que participaron en ellas. Esto explica en parte el repunte de Duque y de Petro en las encuestas que se hicieron la semana posterior al 11 de marzo, las cuales marcaron fuertes percepciones en la opinión pública.

Tercero, debemos estar alertas con las encuestas hechizas que circulan por las redes y el Whatsapp. Hay que verificar que sean serias antes de darles “me gusta” y difundirlas.

Finalmente, quiero resaltar la importancia de contar con ejercicios que complementan las encuestas tradicionales con otro tipo de información, incorporando análisis estructurales y cualitativos. Por ejemplo, el estudio presentado recientemente por la firma Cifras & Conceptos, que incluye el papel de las alianzas y maquinarias políticas.

El analista Ariel Ávila recoge el citado estudio en la más reciente edición de la revista Semana, mostrando cómo “queda claro que Duque y Vargas Lleras se disputan los políticos corruptos y clientelistas. Opción Ciudadana, el partido criminalizado más grande de Colombia... también los ñoños, los mismos del cartel de Odebrecht, están con Duque. Los demás políticos de La U, el Partido Conservador y algunos liberales están con Vargas Lleras”.

Las encuestas no están pensadas para predecir el futuro, pero aportan datos sobre el presente político que son útiles para pensar el sustento ético, expresivo y estratégico de nuestras decisiones a medida que avanzamos hacia el momento de elegir. 

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS