Indicadores económicos
2018-01-20

Dólar (TRM)
$2.851,75
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,40
Euro
$3.494,81
UVR, Ayer
$252,72
UVR, Hoy
$252,75
Petróleo
US$63,37

Estado del tiempo
2018-01-20

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 09:24

Marea max.: 10 cms.

Hora: 12:56

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 8 a 20 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 2.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2018-01-20

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

No aplica

N/A - N/A
Taxis
N/A - -
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Del puente para allá…

ALVARO E. QUINTANA SALCEDO

Por: ALVARO E. QUINTANA SALCEDO

27 de Marzo de 2014 08:47 am

Antes de la construcción del canal del Dique, Barú no era considerado una isla, de hecho geográficamente no lo es. Barú es una península anexa al resto del territorio Cartagenero, pero que se ha venido considerando hace mucho como una isla como resultado de la construcción del canal. A Barú llegaron los primeros negros como esclavos de las haciendas que ya había en la península,  pero también esclavos fugados que buscaban refugio en zonas inhóspitas. Muchos acomodados establecieron sus haciendas, mientras los esclavos iban también asentándose en sectores específicos.

Es así como las tres poblaciones Santa Ana, Ararca y Barú se organizaron en el área compartiendo aspectos étnicos y culturales similares, pero también comparten problemáticas que no han podido solucionarse en años. Barú era ajena a la explotación turística hasta hace poco,  pero luego de los procesos de apertura y crecimiento económico, se han dado cambios en las dinámicas locales de la península que han despertado la explotación turística, el crecimiento demográfico que ha resultado en una explotación por demás desmedida del suelo, un aumento paulatino del consumismo y el gradual deterioro ambiental.

Poco a poco las poblaciones de esta zona han venido cambiando su vocación agrícola y pesquera por nuevas formas de subsistencia, entre ellas las actividades de turismo, artesanales, mototaxismo, el sector de servicios entre otras.

Estamos en un momento crucial para las poblaciones de Barú. El modelo de desarrollo económico que se ha venido planteando para estas comunidades no ha sido precisamente el que ha mejorado la calidad de vida de sus habitantes. No se han tenido consideraciones con el medio ambiente y con el bienestar integral de las comunidades. De los problemas más acentuados de la zona son la falta de acueducto y alcantarillado y la poca infraestructura para la movilidad, pues el territorio no cuenta ni con vías ni con medios de transporte apropiados excepto, el preferido hoy día la motocicleta, usado por los habitantes no solo para desplazarse internamente sino hacia la otra margen del dique.

Con el paso de los años todos anhelaban la construcción de un puente que uniera a Barú con Cartagena, pero ahora que el puente está a punto de abrir, la incertidumbre agobia a nativos y terratenientes, moradores de corregimientos vecinos como Pasacaballos, y en general a todos los que observamos con grandes expectativas lo que pudiera suceder.

¿Qué pasará con Barú? ¿La muchedumbre se volcará en bandadas a deteriorar playas y vegetación que ya de por si sufren daño ecológico? Es necesario formular urgentemente un modelo turístico sostenible a largo plazo, que en armonía con lo jurídico pueda dar sostenibilidad medioambiental y social a las poblaciones. No deberían existir contradicciones entre el crecimiento económico y el bienestar de la gente, pero lamentablemente, a los planificadores del desarrollo se les olvida y con la bandera del “desarrollo” no se tienen en cuenta las mínimas consideraciones éticas y de participación ciudadana que deben respetarse en todo tipo de acciones de intervención social o de política pública.

Esperamos que lo más pronto posible se vislumbre una solución para Barú porque del puente para allá, también es Cartagena, no se nos olvide.

Docente Universitario
alvaroquintana@gestores.com
 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

ESA ES LA DINÁMICA DEL DESARROLLO

Haciendo un mapa con las columnas que últimamente se han ocupado de los problemas de las islas de Barú y Tierrabomba, se encuentra que hay más deseos que razones. El puente de Barú es sintomático, ya que mientras no hubo puente se pedía a gritos su construcción por ser la redención de esa zona insular, pero ahora que ya está listo para ponerse en funcionamiento nos dice el columnista que "la incertidumbre agobia a nativos y terratenientes, moradores de corregimientos vecinos como Pasacaballos, y en general a todos los que observamos con grandes expectativas lo que pudiera suceder". Y de seguro lo mismo pasará en Tierrabomba si se hace el puente con el traslado de la Base Naval. Es decir, seguimos practicando el dicho de palo porque bogas y palo porque no bogas.