Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-09

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-09

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

Desfile cívico militar, fiestas y paz

ALVARO E. QUINTANA SALCEDO

Por: ALVARO E. QUINTANA SALCEDO

17 de Octubre de 2013 12:02 am

Desde que se anunció que el día jueves 7 de noviembre no habría desfile de bando, sino un “desfile folklórico de la independencia” y que el 11 de noviembre habría un desfile cívico militar, los cartageneros y cartageneras no dejan de preguntarse al final ¿Qué es lo que habrá?

Y más allá de lo que habrá, en realidad la reflexión es mucho más profunda: ¿Finalmente que es lo que se celebrará?

Está de más discutir acerca de lo que ya muchos han pronunciado con respecto a la pérdida de identidad, de la memoria y del bien inmaterial. Los argumentos son completamente ciertos y válidos. Pero escapa una reflexión importante y que no puede quedar en el tintero.

El nuevo concepto de “desfile cívico militar” acuñado a las fiestas de la independencia se introduce sigilosamente en un contexto ajeno para lo que significan las fiestas populares. El término militar no favorece a la celebración de hechos históricos y cívicos, ni garantiza la movilización ciudadana  y mucho menos contribuye a la construcción de paz en un país que ostenta el título del más violento de Latinoamérica.

¿Cuál es el posible impacto de la presencia militar en la imagen de las fiestas de la independencia?  ¿Con esta mezcla de lo cívico y lo militar sabe la comunidad lo que realmente celebra?

Ya lo decía Saramago “Hasta ahora la humanidad ha sido siempre educada para la guerra, nunca para la paz”. Los gobiernos locales deben orientar una gestión local transparente que en todo tipo de actos favorezca la construcción de una cultura de paz como un hecho imperioso en comunidades vulnerables  propensas a los conflictos.

En Colombia, diferentes organizaciones de base social vienen trabajando en muchos contextos y escenarios de tensión social, con herramientas propias para la construcción de la paz como las fiestas tradicionales, las conmemoraciones populares, patronales, las mingas, festivales y otras formas de expresión cultural. Estos elementos son fuertes mecanismos de unión, de identidad, de inclusión social, que anulan increíblemente las fuerzas violentas y promueven construcciones colectivas, y de convivencia pacífica.

El ritual de la fiesta popular se concibe como un instrumento que posibilita la inclusión y el acercamiento de las distancias sociales de comunidades étnicas y rurales. Estos rituales tienen sus propios elementos para la construcción de la paz, que no necesita ser forzada con la ostentación de desfiles de poderío militar y presencia de armas.

El alcalde y sus funcionarios deben ser lo más transparentes posible sobre los actos de independencia.

Una cosa es conmemorar la independencia con actos militares y otra la fiesta popular. Una mezcla de lo cívico y lo militar en un escenario cultural, es un raro mensaje a una sociedad que no soporta más hechos generadores de violencia. “Ya es hora de que las razones de la fuerza dejen de prevalecer sobre la fuerza de la razón. Ya es hora de que el espíritu positivo de la humanidad que somos se dedique, de una vez, a sanar las innúmeras miserias del mundo”, decía Saramago.

Docente Universitario
alvaroquintana@gestores.com
 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

ES CORRECTO!!!

Es correcto querido Alvarin... los cachacos pipones encorbatados dueños de colombia al final estan consiguiendo lo que quieren... sentar a la gente frente a la TV!!! le vendieron al pueblo la imagen que en noviembre se celebra es el reinado nacional... "asi que, que esperas: la TV te espera" !!! AHORA SI que el gran 11 de noviembre solo será una fecha mas... para estar frente a la TV !!!

Su desprecio...

...por lo militar le lleva a irrespetar a una de las instituciones mejor valoradas por el pueblo colombiano, como son nuestras FF AA. A las cuales les debemos rendir homenaje en cualquier evento. No son ellos los generadores de hechos de violencia como usted lo quiere hacer ver en su escrito, por el contrario, por ellos es que usted en estos momentos tiene la libertad de escribir en este periódico.

JAJAJAJA

jajjajajaj... estas hablando de la institucion ligada con los falsos positivos??? estas hablando de la misma institucion??? ademas en la columna se habla de la esencia de las fiestas de noviembre... es una fiesta del pueblo cartagenero y no un evento social de elite para que se vengan a entregar condecoraciones y medallas para engrandecer su falso orgullo!!!

PD: instituciones mejores valoradas por los colombianos??? jejejej que no se note que es soldado omeee!!!

Asi es...

...Jaime, aunque te duela, a pesar de unas cuantas manzanas podridas que osaron atentar contra el pueblo que juraron proteger, manchando su uniforme y su honor, las FF AA de Colombia son las instituciones mejor valoradas por los colombianos de bien. Ya con tu léxico empleando las trasnochadas palabritas sociedad y elite dejas entrever tus inclinaciones. Resentimiento y envidia que al fin y al cabo que es nuestro gran mal en Cartagena

Mucho más que una fiesta...

El columnista cae en el lenguaje generista: los cartageneros y las cartageneras. Pero es vergonzante. Más adelante se refiere solo a los funcionarios de la alcadía pero no a las funcionarias. Y así sigue... Pero vayamos a lo de fondo. Creo que un hecho tan importante como la declaración de la independencia, merece algo más que bandos, desfiles o batallas de flores. Esta independencia explica asuntos del presente, ya que su costo fue catastrófico para Cartagena, trajo consigo la destrucción de su economía, la pérdida de su preeminencia geopolítica, el empobrecimiento y la recesión económica durante casi un siglo. La destrucción física de la ciudad fue acompañada con una caída patética de su población. Perdió la mitad de sus habitantes y la totalidad de su clase dirigente, muerta durante el sitio, emigrada o sacrificada en los paredones de las autoridades españolas. De 18.708 personas que se calcularon para la ciudad en 1815, la población descendió, según el censo de 1835, a 11.929 personas y siguió disminuyendo durante el siglo. En 1905 Cartagena apenas tenía a 9.681 personas. Ese 11 de noviembre de 1811, Cartagena se adelantó y declararon su separación absoluta de España. Movimiento donde participaron los hermanos Gabriel y Germán Gutiérrez de Piñeres, y las milicias pardas cuyo líder era Pedro Romero, quienes obligaron a la Junta a decidirse por la independencia absoluta. Naciendo así el Estado libre, soberano e independiente de Cartagena de Indias. A lo anterior hay que agregarle que el 24 de junio de 1821 en la bahía de las Ánimas de Cartagena, esa que se ve desde el Camellón de los Mártires y alrededores, hubo la batalla naval que en verdad selló la independencia de Colombia. El Almirante José Prudencio Padilla derrotó a los últimos huestes realistas, lo que hizo que el último gobernador español de Cartagena, el brigadier Gabriel Torres y Velasco se rindiera y entregara la ciudad el 10 de octubre de 1821 y marchara hacia Cuba por la presión de Padilla y del venezolano Mariano Montilla. He querido señalar esto porque infortunadamente son muy pocos los pobladores d e la ciudad, incluyendo a los que pomposamente se llaman raizales y hablan del color de su piel, desconocen estos hechos. La sangre derramada por nuestros héroes, merece mucho más que bandos, batallas de flores, fandangos, el reinado de Ray y una 'pea' eterna. Mucho más... No obstante que cuando el último español se fue, hubo fiesta en las plazas de la ciudad. La discusión es otra, señor columnista. Mucho más de fondo.

NO HAY DISCUSIÓN SOBRE EL 11 NOVIEMBRE

En Cartagena se celebra cada 11 de noviembre las fiestas de independencia, y sobre la manera en que se festejan no hay discusión, ya hay que una tradición oral y escrita sobre el mandato del pueblo durante más de 200 años. No se ofende a la fuerzas militares porque en estas festividades ellos no marchen cuando nunca lo han hecho en el pasado, es decir que nada tiene que ver el caldo con las tajadas. Son unas fiestas civiles, en las cuales quieren imponer al reinado de belleza y a la TV como la mesa de centro. Y, además, quieren ser originales inventado eventos y términos que no cuadran con la tradición cartagenera. Ahora, que el alcalde quiera hacerle conejo al pueblo que lo eligió, ese es otro cantar.