Indicadores económicos
2017-12-15

Dólar (TRM)
$2.999,07
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,38
Euro
$3.552,39
UVR, Ayer
$252,13
UVR, Hoy
$252,14
Petróleo
US$57,04

Estado del tiempo
2017-12-15

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 19:27

Marea max.: 18 cms.

Hora: 10:21

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 9 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 2.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2017-12-15

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

9 - 0
Taxis
5 - 6 - [object Object]
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Dinero y conducta

JORGE RUMIÉ

Por: JORGE RUMIÉ

30 de Septiembre de 2016 12:00 am

El psicólogo social Paul Piff, de la Universidad de California, en Irvine, revoluciona su profesión con sus estudios sobre el comportamiento humano y sus relaciones con el dinero. Aspectos como el merecimiento, la empatía, el manejo del poder, el autoengaño y hasta la farsa social que tanto se percibe en la cotidianidad de nuestras vidas, se disparan con evidencias tangibles basadas en experimentos sencillos que el psicólogo diseñó.

Es increíble y hasta risible, diría, lo que aflora en algunos al recibir cierta cantidad de dinero. Bueno… aunque las observaciones del profesor Piff las vemos a diario en nuestras vidas, pero nunca imaginé lo rápido y barato que podemos caer cuando la madurez emocional escasea o cuando los valores morales se resquebrajan.

Una muestra de sus resultados los obtuvo usando a cientos de voluntarios que puso a jugar el juego de mesa llamado “Monopolio”. Varias reglas se cambiaron para facilitar lo investigado. Por ejemplo, por cada mesa sentaba a dos jugadores y por el azar de una moneda seleccionaba uno para participar en el juego otorgándoles ventajas sobre el oponente. Es decir, el juego estaba “amañado” desde el principio, sin embargo, es sorprendente el comportamiento de los jugadores “privilegiados”, lo que grabó con cámaras ocultas.

Cuenta Piff que a medida que se desarrollaba el juego se confirmaban los cambios de conducta de los jugadores favorecidos. Muestras de poder, celebraciones ruidosas, pavoneo y hasta rudeza contra el adversario eran comunes. Pero lo sorprendente era que al final del partido, cuando se indagó sobre la experiencia de los ganadores, la mayoría “no” mencionaba el azar en su favorecimiento o las “trampas” que lo privilegiaron. Por el contrario, se enfocaban supuestamente en sus habilidades y talentos con el juego, para justificar el dinero ganado y autoengañarse.  

Quienes hayan jugado “Monopolio” se habrán dado cuenta que el juego escogido por Piff no era más que un “paralelo” con el mundo real. Y tiene razón el señor, la vida no es más que un juego de “Monopolio” donde se sientan los que juegan limpio y los que hacen trampa, y aunque los últimos lucen como ganadores para unos, para el resto no hay más que la alarmante inseguridad social de ganar a cualquier precio, para luego justificar merecimientos, comprar indulgencias y engañarse. Pero… ¿y a quién engañan? 

jorgerumie@realsa.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese