El indio Manuel María

06 de agosto de 2013 11:57 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Según la fundación Ifarma, “Colombia ocupa el primer lugar mundial en precios de medicamentos”. Dentro del sistema de “libertad vigilada” los precios los pone y vigila el Estado. En teoría. Según la circular 04 de 2006, el laboratorio establecía el precio del medicamento, con la única condición de informar sus operaciones comerciales. Así, el control quedó en manos del dueño del medicamento.

La Comisión Nacional de Precios de Medicamentos decidió usar, por primera vez, los precios internacionales de referencia para regular internamente los costos de las medicinas. Mediante la circular 04 de 2012 les fijó topes a 163 principios activos a los distribuidores.
Un ejemplo, el Remynil, para el alzhéimer, cuyo precio es de más de 2 millones de pesos y con la aplicación de los controles pasará a 80.666 pesos, 25 veces menor.
El borrador de la circular está en la página web desde hace 2 semanas y probablemente el 12 de agosto se expida la circular definitiva. Este ejercicio, que se repetirá en octubre de cada año, debería ser más frecuente para evitar abusos monopólicos.
En plata blanca, el sector salud mueve más de 40 billones de pesos y el 16% es en medicamentos. El Ministerio de Salud estima que la circular ahorrará casi 375.000 millones de pesos. Si bien beneficia al sistema, hay demasiados intermediarios y por lo tanto la regulación del precio de mayoristas no garantiza la misma reducción para el consumidor.
Como el sistema de salud se mueve por las leyes del mercado, la calidad no parece ser la principal meta. Se regulan precios, pero ustedes han visto la cantidad de nombres para una misma medicina, con precios tan diferentes que uno se preocupa porque lo estén robando con los que tienen precios altos, sí, pero se angustia más porque le estén dando azúcar o quién sabe qué cosa en los que tienen precios bajos.
Se estima que en Colombia entre el 5 y 40% de los medicamentos son falsos. Miles de millones de pesos en medicamentos falsos se han incautado este año, principalmente en la Costa, Cundinamarca y la frontera con Venezuela. Aquí si es cierto eso de Frankie Ruíz, que “la cura es más mala que la enfermedad”.
Por último están los medicamentos homeopáticos con menos regulaciones, restricciones, estudios e investigaciones. Argumentando que son “naturales” se promueven como inofensivos, cuando se sabe que hasta el agua y el oxígeno pueden generar efectos adversos o complicaciones. Sin embargo, bien sabio es Emiliano Zuleta al decir que “ay, el indio Manuel María, que vive en guacamayal, ay, ese sí sabe curá con plantas desconocidas, ay, como se dejan quitar los médicos su clientela, de un indio que está en la sierra y cura con vegetales”…;. “al indio Manuel María lo busca la gente del centro, será por entendimiento o será por economía”.

*Profesor Universidad de Cartagena
crdc2001@gmail.com

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS