Indicadores económicos
2018-05-20

Dólar (TRM)
$2.925,67
Dólar, Venta
$2.755,00
Dólar, Compra
$2.580,00
Café (Libra)
US$1,38
Euro
$3.446,00
UVR, Ayer
$257,69
UVR, Hoy
$257,73
Petróleo
US$71,28

Estado del tiempo
2018-05-21

marea

Marea min.: -18 cms.

Hora: 11:48

Marea max.: 18 cms.

Hora: 04:30

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 11 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2018-05-20

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

-
Taxis
-
Motos
- - - -

El último coletazo

RODOLFO SEGOVIA

Por: RODOLFO SEGOVIA

12 de Noviembre de 2016 12:00 am

Es un…, pero es nuestro…, decían los gringos de los dictadores latinoamericanos anticomunistas en la Guerra Fría. Palabras más, palabras menos, así perciben al presidente electo de los EE UU. Y con razón, en el lenguaje y en los actos, hirió la decencia y la estética, traspasó lo políticamente correcto y penetró en las cavernas del racismo. Muchos, sin embargo, le exaltan como redentor y esperanza, y que los salvó de las “torcidas” garras de Hillary.

El desenlace fue como ver el lento hundirse del Titanic en vivo. La prensa, las encuestas, las redes sociales preveían la victoria de Hillary. No existía vericueto de las enredadas normas electorales de los EE UU por donde pudiera colarse Trump. Era algo así como el imposible triunfo del no en el plebiscito. Pero ahí, agazapada, estaba la ‘América’ profunda.

Estas más que sorprendentes elecciones norteamericanas de 2016 seguirán produciendo textos analíticos por varias generaciones. Ante todo, hablarán de la revuelta de la Norteamérica rural y suburbana, la de los trabajadores descendientes de europeos inseguros y amenazados por la globalización. No es casualidad que el republicano Trump asegurara la presidencia en la Norteamérica desindustrializada, el ‘cinturón del óxido’ alrededor de los Grandes Lagos, antes feudo demócrata intocable.

El Sur religioso, republicano desde Reagan, votó sólido por Trump, incluida la Florida, de cuya variedad étnica se esperaba otra cosa. Los estados de las costas, en cambio, desde California hasta Washington y desde Virginia hasta Maine, mejor adaptados a la economía sin proteccionismo, votaron por Hillary. Adentro, en la ‘América’ continental, ese ajuste ha sido más lento y allí resonó el mensaje de una América imaginaria que volvería a ser grande. Votó con sentimiento, sin filosofía, como el alcalde de Cartagena elegido el año pasado. La coalición de latinos, afros y mujeres, todos insultados por Trump, no bastó para contrarrestar la ilusoria visión autárquica, tras ocho años de libre comercio demócrata.

A don Sancho Jimeno, defensor de Cartagena en 1697, no le gustaba el cambio. A los partidarios de Trump tampoco. Se sienten amenazados cultural y económicamente. Incomodos con valores foráneos, ven peligrar su clase media, asediados por la globalización y la inmigración. El populista Trump prometió redimirlos.

Los aterrados pueden estar tranquilos. El fenómeno Trump es un estertor. El último ¡hurra! de un mundo en extinción. Es como el ocaso de los brahmines bostonianos cuando la primera gran ola de inmigración europea los desplazó de su preeminencia en Nueva Inglaterra. Ahora la demografía de nuevo dicta sus leyes. En menos de una generación, la ‘América’ profunda será otra, aunque con seguridad, apegada siempre a la ética de trabajo yankee y al aún muy vivo sueño americano. 

 

 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese