Enfermedad, violencia y paz

03 de agosto de 2013 04:15 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

En materia de datos estadísticos Colombia se caracteriza por tener unas cifras que no son similares a las de otras naciones. En los Estados Unidos, Canadá, Europa y Latinoamérica la principal causa de muerte son las enfermedades cardiovasculares; las personas mueren de infarto del corazón y de otras cardiopatías. En Colombia el primer lugar lo ocupan las muertes ocasionadas por la violencia; la casuística colombiana en esa materia no tiene parangón.

Confirmando nuestro aserto, el Centro de Estudios Económicos Regionales (CEER) del Banco Central de Colombia acaba de publicar una investigación, que informa que las muertes en el país se deben a las agresiones físicas y al uso de armas de fuego.
Para más veras en cuanto a las diferencias estadísticas el Centro de Memoria Histórica en una recopilación de 1958 al 2012, es decir los últimos 54 años muestra unas cifras de muerte de 180.000 civiles y 40.000 combatientes como resultado de la violencia fratricida en Colombia. Es evidente que son más las víctimas civiles que las de los grupos enfrentados en el conflicto interno; la violencia de los años 1948-1953, que tenía un cariz distinto, produjo la muerte de 300.000 colombianos, lo que significa que en esos dos períodos las cifras superan los 500.000. El estudio de la Memoria Histórica revela que la violencia subversiva, paramilitar y del narcotráfico: es una “violencia con asesinatos selectivos, desapariciones forzadas, secuestros, masacres, minas quiebra patas” (*). Se trata de una flagrante violación de los Derechos Humanos.
La Memoria Histórica podría ser un argumento racional contundente que debiera incentivar a las colectividades políticas, las organizaciones no gubernamentales, a los dirigentes de todos los órdenes del país a que se comprometan con la empresa de encontrar los caminos de la paz, y no ser indiferentes a la oportunidad que ofrecen las Conversaciones de Paz en la Habana.
No obstante ciertos grupos intentan dividir al país llevándolo a ubicarse en vertientes enfrentadas: los que están a favor de la Paz y aquellos que insisten en la solución guerrerista, que ya quedó demostrado no sirvió en todos los gobiernos anteriores. Es cierto que el postconflicto no será fácil pero si no se logra poner los primeros cimientos, seguiremos en esta guerra que ocasiona la muerte a más civiles y condena el futuro de tantos colombianos a continuar en el escenario de esa confrontación. La estadística sigue siendo diferente también en esta materia con otros países, acá hubo más masacres, más secuestros, más desplazamientos.
Si ahora no se logra la paz, los datos estadísticos de la Memoria Histórica seguirán prevaleciendo sobre las enfermedades. Serán el reflejo de más violencia fratricida.
(*) ¡Basta ya! Colombia. Memoria Histórica.

*Ex director de El Universal. Académico de Medicina e Historia.

dmorond@gmail.com

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS