Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-17

Dólar (TRM)
$2.935,96
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.110,35
UVR, Ayer
$242,56
UVR, Hoy
$242,61
Petróleo
US$52,24

Estado del tiempo
2017-01-17

marea

Marea min.: -17 cms.

Hora: 22:27

Marea max.: 3 cms.

Hora: 15:04

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 25 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.5 a 2.2 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-01-17

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 7 - 8

Ese afán presuroso

AUGUSTO BELTRÁN PAREJA

Por: AUGUSTO BELTRÁN PAREJA

1 de Octubre de 2016 12:00 am

Para explicar fenómenos económicos y constantes del comportamiento se ha utilizado al inocente pescado. Mucho hemos escuchado que el pez grande se come al chico. Ahora, algún sabio en alta gerencia determina que no es así. Simplemente que el pez rápido devora al lento.

El movimiento es vida. La prisa ha sido elogiada en esta época. Pareciera que los lentos desaparecerán de la tierra. Pero el afán presuroso es mirado con desconfianza por el hombre culto.

Con frecuencia se confunde la velocidad con el desasosiego. Nuestra felicidad tiene una esencia irónica evidente: cuanto más la perseguimos, más rápido se nos escapa. Estamos obsesionados por la prisa. Es una costumbre darle connotación y reconocimiento. Demasiado tarde nos damos cuenta que hemos estado corriendo en pos del viento. 

El vértigo de la velocidad seduce más que la mecánica de los resultados. La inteligencia se asocia con la celeridad, con el movimiento y la vivacidad del pensamiento. Pero la prontitud en la toma de decisiones conlleva riesgos por la precipitación.

La realidad nos toma por sorpresa: información que no hemos pedido, decisiones de las que no podemos escapar. Se nos amontonan informes, revistas,  periódicos, folletos de promoción y libros sin leer. Pero ¿qué pasa con alguien de quien se espera que siempre sea eficiente, asequible, que esté al corriente de la situación? Una persona así se ve constantemente empujada a los límites peligrosos de la personalidad, y, en realidad, no tiene tiempo para nada. No examina sus opiniones a fondo y pocas veces detiene su mirada sobre algo. El mundo exterior invade su mundo interior. Casi nunca le concede una oportunidad a lo que viene de adentro. La calma se vuelve algo exótico. 

A cualquier hora el impertinente celular atenta contra la tranquilidad. ¿Dónde está la frontera entre ser asequible y estar disponible? Pareciera que nos invade el miedo a desaparecer de la mente de los demás. Algunos creen que no existen si nadie les ha dejado un mensaje.

Es agotador estar siempre al límite de la capacidad de rendimiento. Tenemos unos ideales tan “altos” que al dedicarnos a tareas cotidianas no podemos estar tranquilos.

La cultura de la lentitud tiene como soporte el cuidado, la refinación. La equivocación se suele justificar porque el error va con la condición humana. Tal vez es mejor ir más despacio para no incurrir en desaciertos.

Existe una clara oposición entre agitación y sabiduría. La paz interior solo se consigue con una despreocupación y una profunda relación con la naturaleza. “Cada cosa tiene su momento y cada comportamiento bajo el cielo tiene su hora, “dice el Eclesiastés. Su autor, el sabio Salomón, tenía tiempo hasta para berrochar con la Reina de Saba y brillar en unos consejos comunales que hicieron historia.

abeltranpareja@gmail.com

 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Sin prisa pero sin pausa

Hagamos que nuestras vidas discurran como las estrellas cuando surcan el firmamento, si prisa pero sin pausa. Eso dijo Goethe. Yo digo: no corras, la prisa es propia de la clase media.