Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-09

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-09

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

Espíritu del tiempo

CARMELO DUEÑAS CASTELL

Por: CARMELO DUEÑAS CASTELL

27 de Abril de 2016 12:00 am

Desde que el hombre escribe su historia, cada época ha estado marcada o definida por visiones, pensamientos o  hechos dramáticos. En el principio las etapas de la historia estuvieron delimitadas por la invención, descubrimiento o uso de algún metal o por un suceso trascendental. Largos períodos de tiempo han estado dominados, y denominados, por reyes, emperadores, profetas o dioses. Para muchos, la historia se divide en antes o después del nacimiento de una persona. 

Dicho de otra forma, algunos pensamientos, descubrimientos o situaciones individuales pueden hacerse extensivos a los contemporáneos y, muchas veces, trascender a generaciones posteriores. Y esto a pesar de existir grandes diferencias de edad, sexo, estado socioeconómico, etc. Así, un hecho o pensamiento concreto se generalizan tanto que se convierten en una marca sociocultural tan impactante que delimitan una visión global, el alma de una época. A esto se le ha denominado Zeitgeist. Zeit (del tiempo) y Geist (el espíritu). Hermosa palabra que ha sido aceptada ya en muchos idiomas y que significa eso, el espíritu del tiempo. La paternidad de tal palabra, hace más de dos siglos, se la disputan varios filósofos y románticos alemanes.

El espíritu del tiempo es vivo y dinámico. Algo tan complejo que se conforma y transforma, por la suma de tantas partes como naciones hay en el mundo, generando una conciencia universal capaz de trascender a generaciones venideras por siglos o milenios. Los espíritus nacionales crean el espíritu mundial y este, a su vez, incide en el espíritu de la nación, del individuo, de su tiempo. Claro, ha habido pueblos con una concepción sociocultural muy diferente del espíritu global de su tiempo.

Los avances tecnológicos, la velocidad de la ciencia, la inmediatez de las comunicaciones, así como el don de la ubicuidad de la realidad virtual, permitieron que el espíritu universal opaque cada vez más a los espíritus nacionales. Ya es muy poco lo que las naciones pueden sumar al todo. Poco puede un espíritu nacional mantenerse ante el apabullante peso de la globalización. Hoy, más que nunca en la historia de la humanidad, muy pocas personas pueden generar y moldear el espíritu del tiempo y, entonces, trascender a miles de millones. Pero, para colmo de males, ese espíritu permanece cada vez menos en el tiempo, ya no siglos, ni siquiera décadas, ahora el espíritu del tiempo puede ser tan solo un soplo efímero, banal, intrascendente. Hay que ver cómo cambian de un día a otro nuestras necesidades, deseos y conceptos influidos por cosas tan insulsas como un trino, una imagen o un video, y como han variado, durante nuestra generación, conceptos socioculturales tan fundamentales como pensamiento, vida, muerte, religión, etc. ¿Será un espíritu sin tiempo o un tiempo sin espíritu?

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese