Indicadores económicos
2017-02-28

Dólar (TRM)
$2.896,27
Dólar, Venta
$2.975,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,62
Euro
$3.066,28
UVR, Ayer
$244,48
UVR, Hoy
$244,74
Petróleo
US$54,05

Estado del tiempo
2017-02-28

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 18:49

Marea max.: 5 cms.

Hora: 12:08

Dirección viento: Noreste

Intensidad viento: 7 a 27 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.8 a 2.2 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 34 ºC

Pico y placa
2017-02-28

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
9 - 0
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Fiestas de la Independencia

ÓSCAR COLLAZOS

SAL Y PICANTE

Por: ÓSCAR COLLAZOS

31 de Agosto de 2013 12:00 am

Tuve que vivir en Cartagena para saber que el Concurso Nacional de Belleza y las fiestas de la Independencia eran dos eventos distintos. Gracias a su poder mediático, el segundo aparecía ante los colombianos como un invitado de piedra, popular y oscuro, desenfadado y a veces temido por sus “desórdenes”.
Al vivir ambas experiencias, vi que las fiestas de la Independencia tenían un profundo contenido social y cultural, escamoteado por el desdén discriminatorio de las élites sociales de la ciudad, que desconfiaban incluso de lo sucedido en aquel 11 de noviembre.
Al mezclarse la densidad popular de las fiestas de noviembre con las superficies de seda, encajes, lentejuelas, moda y cosméticos del Concurso Nacional de Belleza, las primeras perdieron parte esencial de su imagen y proyección regional y nacional. Fuera de Cartagena, en el país que seguía las fiestas por televisión, noviembre era el mes de las reinas y no de la independencia de Cartagena de Indias.
Quizá por la buena fe del paternalismo se permitió que el evento popular, conmemorativo de una gran fecha histórica, compartiera escenario con el evento que en un tiempo puso a competir a las beldades blancas y mestizas de nuestros departamentos, por cuyas rendijas se coló durante más de 10 años la mano de los narcotraficantes.
Esa era la fusión que no quería hacerse cuando gestores culturales e intelectuales cartageneros de las universidades se propusieron un proceso de revitalzación de las fiestas de la independencia. Un evento no negaba al otro pero había que diferenciar orígenes y propósitos.
Recuerdo las reflexiones de Jorge García Usta, el acompañamiento del Observatorio del Caribe que dirigía Alberto Abello, los aportes de  la Revista Noventainueve y los estudios de investigadores de la Universidad de Cartagena. En ese empeño, hubo durante 4 años el liderazgo del Instituto de Patrimonio y Cultura (IPCC), dirigido por personas de la cultura y no de la burocracia todera.
Este es el proceso que el alcalde Vélez contradice al subordinar uno de los símbolos de las fiestas al glamour del Concurso Nacional de Belleza. Podría haber dialogado y concertado con quienes sí saben y vienen trabajando en redireccionar unas fiestas que son más que corrinche, harina y buscapiés, pues marcan la identidad popular de Cartagena.
Alguien debió decir al mandatario que revitalizar de las fiestas de la Independencia es algo más esencial que juntar dos desfiles, que no se deben confundir los intereses de un imaginario colectivo (las fiestas) con los igualmente legítimos pero distintos intereses del mercado de la belleza y las industrias que lo financian.
*Escritor

collazos_oscar@yahoo.es

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

TOTALMENTE DE ACUERDO

Totalmente de acuerdo con el maestro Collazos. Creo que lo del alcalde fue apenas un desliz; ya debe haberse dado cuenta de ello.

LAS FIESTAS SON LAS FIESTAS, Y PUNTO

Las Fiestas del 11 de Noviembre son un estado de ánimo de los cartageneros que festejan su grito de independencia. El reinado de belleza se sumó a estas fiestas por estrategia, ya que era un público cautivo. De antes del reinado, por allá en la década del 30, se hacían los desfiles del Bando (el 11) y de la Batalla de Flores (el 13). Así que no hay discusión, el reinado es hoy un programa de TV que no tiene nada que ver con Cartagena. Y punto.