Indicadores económicos
2018-11-13

Dólar (TRM)
$3.176,89
Dólar, Venta
$2.910,00
Dólar, Compra
$2.780,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.604,49
UVR, Ayer
$260,12
UVR, Hoy
$260,12
Petróleo
US$70,12

Estado del tiempo
2018-11-13

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:59

Marea max.: 19 cms.

Hora: 15:44

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 27 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2018-11-13

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

9 - 0
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

La alquimia invertida

ORLANDO JOSÉ OLIVEROS ACOSTA

Por: ORLANDO JOSÉ OLIVEROS ACOSTA

10 de Octubre de 2018 12:00 am

La educación pública universitaria. La eterna mendiga. La del presupuesto miserable. La de los cupos limitados y exámenes de ingreso con forma de coladores. La del ejército de maestros de cátedra y escasos profesores de planta. La de las bibliotecas rancias con libros refutados. La que no tiene sillas para zurdos, aunque en ella crezca la izquierda política. La olvidada. La escupida con desdén por ministros y presidentes. La que sólo importará cuando sea privatizada. La que se financia desde 1992 con el mismo modelo obsoleto. La experta el malabarismos financieros. La dueña de un déficit de 15 billones de pesos en infraestructura y 1,4 billones en funcionamiento. La que graduó a Enrique Grau, Jorge Eliécer Gaitán, Estanislao Zuleta y Ciro Guerra. La de salones en ruinas y pasillos agrietados que no se curan con cáscaras de huevo. La nuestra, la casa rajada del conocimiento universal que acoge en su áspero refugio a los hijos del carpintero. O al carpintero mismo que todavía sueña con un título de abogado. O a la madre enjaulada que internaron en la cocina y que no pudo estudiar por la absurda losa del macho colombiano.

¿Por qué será que a los gobiernos no les duele lo que pasa en las universidades públicas? Cuántas veces no vi en la Universidad de Cartagena a estudiantes hambrientos que perseguían espejismos de comedores universitarios. Almuerzos que sólo aparecían de verdad una vez cada dos años, como eclipses creados por demonios. ¿Por qué si el Estado quiere la paz, aumenta el presupuesto de la defensa militar y descuida el de la educación? ¿En qué cabeza cabe la idea de que los gritos secos del fusil, su dictado de sílabas sangrientas, pueden ser más instructivos que la investigación y la academia?

Siempre he creído que en Colombia las políticas económicas educativas siguen un rumbo inverso al de la alquimia. Los alquimistas buscaban la piedra filosofal que podía convertir el obsceno plomo en oro valioso. Lo cual se puede asumir como una metáfora de la transformación social. En este país, en cambio, estamos tomando lo mejor de las nuevas generaciones –su juventud, su edad de oro, su derecho fundamental a la educación– para destinarlo al plomo de la guerra.

Y claro, cómo no, producto de esa transmutación retorcida tenemos nuestras universidades públicas al borde de la quiebra. Entran en lastimosa escena los docentes y sus salarios exiguos, los grupos de investigación y su rutina mendicante, los estudiantes desesperados y sus deudas impagables del ICETEX. Es el teatro de los derechos perdidos que sólo existen en el papel higiénico de la Constitución. Mientras sufrimos en el proscenio, en los palcos están sentados nuestros políticos indolentes, felices de que pronto acabe esto de la educación pública y comience el negocio de los derechos convertidos en mercancía.

*Escritor

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS



Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

CORRUPCION Y MALA ADMON

La distribución del presupuesto nacional muestra en primer lugar la educación con 38,781 billones, le siguen seguridad con 33,6, y salud y protección social con 28,6 billones. Me late que lo que hay

TAN FACIL Q ESCRIBIR Y HABLAR DE CAMBIOS EL SEÑOR OLIVEROS

Si tanto quieres que Colombia cambie y quieres un cambio social vete pa suecia.

EXCELENTE REFLEXION!

Señor Oliveros ,joven profesional pensante y coherente, "no se vaya para Suecia", en este pais de analfabetas mentales lo necesitamos!! Lo felicito excelente reflexión!

STTMULA.

STTMULA.
Se nota a leguas que perteneces a esa clase social que piensa que las cosas como están están bien, de seguro eres uno de esos que viven a costillas del estado, or OLIVEROS felicitaciones

Estimado Orlando Oliveros

Estimado Orlando Oliveros
, no debemos hacer esa comparación con los gastos militares. Por ahí no es la cuestión.es importante que estemos muy bien armados porque Maduro nos tiene mucha hambre.

En una entrevista televisada,

En una entrevista televisada, cuando Maduro era Canciller, este personaje le dijo al periodista que dentro de unos años Venezuela y Colombia serían un solo país.el periodista,

El periodista no le preguntó

El periodista no le preguntó quién iba a ser el que mandaría pero a mí sí me pareció una especie de declaración de guerra, digamos, diplomática

Y no hay que temerle a una

Y no hay que temerle a una carrera armamentista con Venezuela. Esa clase de carreras fue lo que evitó la guerra entre EEUU y Rusia en la guerra fría. En cambio, si nos descuidamos Maduro nos invade

A propósito, me pareció

A propósito, me pareció inadecuada la declaración del ministro de defensa de que no tiene plata para armamento. Eso debería haberse manejado como un secreto de estado.

Además, todo parece indicar

Además, todo parece indicar que Venezuela nos ha estado provocando en las fronteras. Claro que tampoco estuvo bien que Colombia hubiera rechazado firmar la Carta de Lima. Esa abstención es provocar

También fue inadecuada la

También fue inadecuada la declaración del embajador Francisco Santos acerca de no descartar ninguna opción. Imprudente, y sin sentido.