Indicadores económicos
2017-11-20

Dólar (TRM)
$3.003,19
Dólar, Venta
$2.838,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.542,26
UVR, Ayer
$252,09
UVR, Hoy
$252,09
Petróleo
US$56,55

Estado del tiempo
2017-11-19

marea

Marea min.: 20 cms.

Hora: 11:42

Marea max.: -11 cms.

Hora: 21:56

Dirección viento: Sur suroeste

Intensidad viento: 8 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-11-20

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

9 - 0
Taxis
9 - 0
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

La amistad: variaciones (1)

ROBERTO BURGOS CANTOR

Por: ROBERTO BURGOS CANTOR

7 de Octubre de 2017 12:00 am

A quienes nos correspondió, por fortuna o por resistencia, pasar de un siglo a otro, estar inmersos en vicisitudes que pusieron a prueba la esperanza y enseñaron que los logros virtuosos pueden evaporarse y arrasar con la vanidad y el orgullo, quizá tengamos la predisposición a los balances.

Esos momentos en que el cielo se aquieta, la tierra se silencia y el caudal imprevisto de la memoria suelta sus esclusas.

Aparecen rostros: esa edad sin tiempo que colmaba los días y los sueños. Juegos de bolitas de cristal, caballos de palo o humanos, el cave, palabra que no encuentro en ningún lexicón, un juego popular donde se empujaba una piedra con otra piedra a un hueco en la tierra, la tapita, rudimentario béisbol en el cual se podía perder un ojo.

Estaban allí las primeras manifestaciones de la amistad. Nos llamábamos amigos. Un sentimiento sin intereses. Aquello que las muchachas llaman química.

La niñez es un estado dependiente. Era frecuente que se perdiera el curso de esos vínculos que mostraron por primera vez al otro. Las mudanzas, los cambios de colegio.

En la edad que seguía tampoco había intereses. Tal vez, sí, afinidades. Compincherías. Lecturas compartidas. La ansiedad de los primeros enamoramientos. La felicidad y la desolación.

Y de repente la comunidad escolar llegaba a la frontera de las despedidas. Cada quien tomaría la ruta de estudios diversos. Momento en que la miedosa y atribulada soledad de salir de casa y quedarse paralizado en la puerta del kínder, se repetía con igual sensibilidad y una conciencia dolorosa. La vida ahora tenía más paisaje y una población de seres incrustada en lo que éramos.

Recuerdo: Óscar Bertel y yo en los rescoldos de los carbones de noviembre nos fuimos a bailar a la sala del hotel San Felipe. Nos echaron a la primera bruma del amanecer con una canción que repitieron siete veces, vámonos caminando yo me voy a Cartagena. Nos despedimos de Ana y Marina. Esta, sobrellevaba una vocación indecisa de monja de clausura. Desconcertados por lo que finalizaba y el incierto empezar nos encaramamos a la muralla, enfrente del colegio de la Presentación.

Oímos los cerrojos que cerraba Marina y el creciente suspiro del mar. Enfriaba el amanecer. Vimos un toro acuerpado, cuernos soberbios que se adentraba entre las olas. ¿Ron de Obregón? Sobrecogidos, esperamos. El mar se tragó a la bestia. O ella se fue con una sirena viuda.

 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese