Indicadores económicos
2017-03-23

Dólar (TRM)
$2.936,82
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,61
Euro
$3.173,82
UVR, Ayer
$246,64
UVR, Hoy
$246,72
Petróleo
US$48,04

Estado del tiempo
2017-03-23

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 14:37

Marea max.: 12 cms.

Hora: 06:58

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 16 a 22 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.4 a 2.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-03-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

La caricia de las aguas

Padre RAFAEL CASTILLO TORRES

Por: Padre RAFAEL CASTILLO TORRES

17 de Noviembre de 2013 12:02 am

Hace ocho años, cuando iniciamos en Montes de María la ruta por la vida como respuesta a la ruta de la muerte que habían sembrado paramilitares y guerrilleros, uno de los lugares emblemáticos donde construimos comunidad humanitaria fue en el corregimiento de Las Piedras del municipio de Toluviejo Dpto. de Sucre.

En esta comunidad, ubicada en las estribaciones montemarianas, promesa cierta para el ecoturismo, con cuevas, arroyos, manantiales, gastronomía y con una gente extraordinaria, los barbaros de la guerra cometieron masacres y vejámenes. No contentos con ello destruyeron, a plomo limpio, el referente simbólico de la comunidad como era su templo católico. Lo único que permaneció en pie fue la torrecita que sostenía una campana de casi 300 años como expresión de que la convocatoria de Dios y la fe de la gente, a pesar de la guerra, se mantenían en pie. De aquí nació la reparación simbólica: “reconstruiremos nuestro templo…pero a nuestra manera”.

Acercarnos a Las Piedras era reencontrarnos con las fuentes que animan la vida. Buscábamos la reconstrucción de personas y comunidades golpeadas por la violencia. Es justamente aquí donde resplandece el ingenio femenino en unas mujeres que toman la decisión de hacer bien la tarea y hacerla hasta el final. Decidieron hacerla sin pedirle ayuda ni permiso a nadie, sino a través de pequeñas actividades, organizadas por ellas mismas durante los fines de semana. Los pobres, organizados y disciplinados, hacen rendir más sus recursos sin ser banqueros. 

Tuvieron como acuerdo que las piedras que servirían de cimientos para el nuevo templo deberían llevar, cada una de ellas, los nombres de sus víctimas. Quienes acompañábamos el proceso, no dudamos en conversar con los dueños de las canteras cercanas para que reglaran piedras bien cortadas y moldeadas.  Ante esta “gestión” ellas guardaron un silencio respetuoso y no dijeron nada, pero luego aclararon en privado: “Ya decidimos que las piedras que se colocaran no son las de las canteras  que han cogido su forma a punta de golpes, sino las piedras de nuestros arroyos que las han obtenido con la caricia de las aguas”. La delicadeza derrotó la barbarie y la razón a la fuerza. ¿No serán estos buenos cimientos el secreto de las garantías de no repetición? La sabiduría no es experiencia acumulada sino lecciones sacadas de esa experiencia. Colombia debe ser capaz de entender lo profundo de la reconciliación y la paz. Las Piedras nos enseñan que la verdad no se dice sino que se hace y que lo que se empieza hay que terminarlo. ¿Se entiende así en la Habana?

Post scriptum:

El señor Arzobispo sigue siendo un guerrero en la sala de cuidados intensivos y sus armas y escudos son nuestras débiles plegarias. Que nadie afloje.

*Director del PDP del Canal del Dique y Zona costera

ramaca41@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese