Indicadores económicos
2017-08-24

Dólar (TRM)
$2.986,88
Dólar, Venta
$2.875,00
Dólar, Compra
$2.740,00
Café (Libra)
US$1,48
Euro
$3.524,21
UVR, Ayer
$251,73
UVR, Hoy
$251,72
Petróleo
US$48,41

Estado del tiempo
2017-08-24

marea

Marea min.: -4 cms.

Hora: 07:45

Marea max.: 12 cms.

Hora: 14:49

Dirección viento: Suroeste

Intensidad viento: 8 a 23 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-08-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

La decadencia bogotana

JAIME BONET

Por: JAIME BONET

6 de Noviembre de 2016 12:00 am

Con su acostumbrada buena pluma, Juan Gossaín escribió una crónica destacando la decadencia de Bogotá, usando algunas cifras que, en mi opinión, no dan un panorama completo de la distribución regional del producto nacional. Presentaré algunas estadísticas que muestran que la capital del país continúa siendo una región dinámica que concentra gran parte de la economía nacional. 

Una evidencia de la decadencia bogotana que presenta la nota es la caída en la participación del Producto Interno Bruto (PIB) de la capital en el total nacional, que pasó de 26,6% en 2004 a 24,8% en 2014. Valdría la pena aclarar, para tranquilidad de don Juan, que esa participación llegó al 25,2% en 2015, lo cual señala la fortaleza de la economía bogotana. La ligera caída en la participación se debió a que gran parte del boom económico de la última década provino del auge minero-energético, lo que llevó a que los departamentos productores incrementaran su participación: Meta y Santander con petróleo; y Cesar con carbón, fueron los más destacados.

A pesar de los aumentos de participación en los departamentos con recursos mineros, Bogotá es la de mayor contribución al crecimiento del PIB nacional. El 34% del incremento del producto en 2015 fue aportado por la capital del país. Además, cuando se analiza el crecimiento de 2000 a 2015, se ve una alta asociación en la tendencia de Bogotá y el total nacional; es decir, las dos economías crecieron a una tasa similar. Finalmente, mientras la capital ha concentrado el 25% del PIB nacional en los últimos años, en ella reside únicamente el 16% de la población. Como resultado, un bogotano tiene un PIB per cápita que es 1,5 veces mayor al de un colombiano promedio.

Gran parte de este comportamiento resulta de las economías de aglomeración de Bogotá. Las externalidades positivas de la aglomeración (tamaño de mercado y concentración de proveedores de insumos y mano de obra) superan las negativas (congestión, polución, alto costo de vida, entre otros), especialmente en un país que sigue teniendo un aparato productivo orientado al mercado interno y un sector exportador poco avanzado. Romper esta tendencia debería ser parte de la política pública. Probablemente para el bien del país, y para los bogotanos por la reducción en las externalidades negativas de la aglomeración como la congestión y contaminación, es deseable que Bogotá disminuya su participación en el PIB nacional. Eso sí, es importante señalar que perder participación no necesariamente implica reducir su nivel de producto.  

jbonetmo@banrep.gov.co

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

En Bogotá (y en Cartagena, claro) más personas compraron carro.

Según Gossaín la congestión vehicular en Bogotá se debe a que allí se estancó la construcción de viviendas. Pero, ¿No es de sentido común ver que la congestión se debe al auge del sector automotriz?