La diabetes en la piel

30 de abril de 2010 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Últimamente me he encontrado con varias patologías de la piel en donde el azúcar elevado en la sangre es factor predisponente o mejor dicho, determinante. Buscando, atiné leer un artículo de un estudioso médico internista de la región, sobre las afecciones dermatológicas asociadas con la diabetes mellitus, en donde explica que las mismas ocurren en 30 a 70% de estos enfermos. Expliquemos que hay dos tipos de diabéticos y mientras los diabéticos tipo 1 desarrollan problemas más relacionados con la autoinmunidad, los de tipo 2 presentan entidades más relacionadas con infecciones. La enfermedad de la piel, es la manifestación dermatológica más frecuente de la diabetes mellitus. Ocurre, generalmente, en diabéticos de larga data con micro daños en los vasos sanguíneos y es más frecuente en aquellos que tienen enfermedad de la retina del ojo, en los nervios y en los riñones y se traduce con cambios color naranja en la piel de las piernas. Lo triste es que no hay tratamiento para eliminar esas lesiones. No sé si Uds. la han visto, pero, hay gorditos, muchas veces diabéticos que presentan unas lesiones aterciopeladas con espesamiento marrón que se localizan en cuello, axilas y pliegues inguinales, cintura, ombligo, pezones y áreas de flexión. En muchas ocasiones llegan consultas por ampollas de aparición súbita, casi siempre nocturna, sin trauma previo y se ve más en los que padecen diabetes tipo 2 y lo que parece banal, cuando hacemos la glicemia en los pacientes nos confirma la enfermedad llamada diabetes ampollosa (bullosis diabeticorum). Hay una erupción amarillenta, llamada también xantomas eruptivos, que se presenta en los brazos, piernas y nalgas y que aparenta ser causada por una inflamación de la piel, es otra forma silenciosa de presentarse la diabetes, menos mal que desaparecen al ser normalizada los niveles de azúcar sanguínea. La diabetes mal tratada, como dijimos al principio, puede hacer daño en el funcionamiento de los riñones y eso nos lleva a encontrarnos con pacientes con piel seca y aunque nos consultan por las manos secas, podemos confirmar que el resto de la piel descama. El engrosamiento de la piel, la movilidad articular limitada, el engrosamiento de parte del cuello y parte superior de la espalda, el vitíligo, la psoriasis, la rasquiña y cordones cutáneos son otras de las afecciones indicadoras que la silenciosa diabetes tiene y que debemos tener en cuenta no solo los médicos, sino, también toda aquella persona que las presente y que por consiguiente, no vean resolución de las mismas. Debo terminar con un grito de alerta a mis lectores, ante la presencia más frecuente, día a día, de la diabetes, por ser una enfermedad silenciosa, traicionera y asesina. *Dermatólogo a_gomezagamez@hotmail.com www.clinicadelapieladolfogomez.com

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS