Indicadores económicos
2017-06-28

Dólar (TRM)
$3.025,28
Dólar, Venta
$2.905,00
Dólar, Compra
$2.715,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.411,91
UVR, Ayer
$251,08
UVR, Hoy
$251,16
Petróleo
US$44,24

Estado del tiempo
2017-06-28

marea

Marea min.: -17 cms.

Hora: 10:15

Marea max.: 16 cms.

Hora: 02:44

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-06-28

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

La paz sea con nosotros

ALBERTO ABELLO VIVES

Por: ALBERTO ABELLO VIVES

31 de Mayo de 2014 12:02 am

¿Qué une hoy a César Gaviria y a Piedad Córdoba, defensores de modelos económicos y sociales divergentes? ¿Qué une hoy al alcalde de Bogotá, Gustavo Petro y a su antagonista la ex directora del Sena, Gina Parody? ¿Qué une hoy al  senador izquierdista Iván Cepeda, promotor de reformas liberales, y al senador ultraconservador Roberto Gerlein? ¿Qué une hoy al ex presidente Ernesto Samper y a Óscar Collazos, el periodista que le hizo oposición radical durante su mandato?

Los une la credibilidad en los diálogos de paz de La Habana, en la inminencia de un acuerdo que finalice el conflicto y en el comienzo de un pos conflicto en el que se asiente la paz. Saben que los diálogos se manejan con rigor y discreción, con seriedad y mucha cautela. Saben que el tiempo corre, pero no son necesarios los afanes si se busca ese bien superior llamado paz. Conocen los informes de lo pactado y mantienen viva la esperanza de un final exitoso. Reconocen que es ahora o no se sabría cuando.

Saben que el proceso de paz exitoso con el M-19 es un referente. Saben que se puede lograr la reinserción a la sociedad de los rebeldes sin entregarles el país, como dice la propaganda engañosa. Saben que es mejor el debate en el parlamento que balas en los campos. Que es mejor la democracia, así sea imperfecta, que el autoritarismo belicoso.

La posibilidad de triunfar el candidato del Centro Democrático en la segunda vuelta, y que con él se dañen los avanzados diálogos de La Habana, puso a tirios y troyanos a defenderlos. Esta semana, luego de la derrota del pasado domingo, el país asiste a una más clara pedagogía sobre la paz (¡Por fin!) y la campaña de la Unidad Nacional empieza a verse como una verdadera unidad nacional. El país que cree en la paz y no quiere más guerra se pellizcó; se percibe una sana y fuerte ofensiva para defender el proceso de paz y para que llegue a la firma definitiva.

Los dos candidatos no son lo mismo. Frente a la paz hay uno que trabajó por ella, encargando a un equipo serio en La Habana, con una metodología profesional para avanzar, y otro que la ha espiado, la ha querido entrabar y amenaza con desconocer lo hasta ahora conseguido, ha querido ver tacha donde no la hay y se encargó de asustar al país mintiéndole. Por ello, los que quieren la paz, independientemente de sus diferencias políticas e ideológicas se unen, como habrá que unirse para refrendar en las urnas los acuerdos. Los antagonistas de ayer se unen en el mejor de los ejemplos de los encuentros que son posibles para lograr grandes propósitos nacionales. Si la propuesta de paz es derrotada, no podremos volver a creer en quienes pudiendo votar por ella insisten con terquedad que entre uno y otro candidato no hay diferencias.

*Columnista quincenal

PERIÓDICO DE AYER
albertoabellovives@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Buen analisis

Alberto, buena reflexion muchos colombianos de una u otra forma estamos con la esperanza que finalice el conflicto armado, es un absurdo afirmar que los que estamos a favor de ella somos de izquierda, hay que acompañar a Santos como dijo Collazos la semana anterior, a regañadientes, ese costo de la guerra se lleva mas del 30% de los recursos del Estado que bien se canalizarian en lo social, y en esto se rajo el gobierno de los 8 años.

POR ESO URIBE QUIERE AHORA LA PAZ

En la primera vuelta ganó la abstención, así Uribe y Zuluaga piensen lo contrario. Sacaron mayor votación por los pueblos paisas que sacaron a flote su regionalismo y los apoyaron. Pero ya las gentes se han dado cuenta que lo primero es la paz, incluyendo a los dos nuevos Pinochos que ahora se volvieron amigos de los diálogos de La Habana cuando antes mostraron sus dientes guerreristas. Los colombianos de bien dejarán la flojera -la anímica y la de lona- para rubricar el triunfo de la paz, así tengamos que elegir a Santos.

Creer en pajaritos de oro

Al leer el primer párrafo pensé que estaba ante un análisis sesudo y conceptual, pero al iniciar la lectura del segundo solo pude contener la risa porque tengo el labio partido. Es un maniqueísmo puro y duro la pretensión de dividir a los colombianos, entre amigos y enemigos de la paz, pues es obvio que todo el pueblo colombiano quiere la paz. En un extremo están los que para mayor agilidad proponen la rendición propia y en el extremo opuesto están otros a quienes solo satisfaría la rendición del contrario. Es obvio que la solución tiene que estar en algún punto, no necesariamente equidistante, entre esos extremos. ¿Cuál ha de ser, Dios mío, ese virtuoso punto? Ahí está el detalle, como diría mi tío. Collazos, mamerto irredento, suspira por el primer extremo; José Obdulio está en el otro. Por lo pronto, Zuluaga, con su posición "dura", hizo que Santos se endureciera y ya no pensara en la concesión de curules a criminales. Y Santos hizo ablandar a Zuluaga, quien ya abandonó su ultimátum de ocho días. Para fortuna de todos, no estamos en una competencia para mostrar quién es más blando. Dejemos que las cosas se den.